“En el 92 Terrassa empezó a creer en sí misma”


rotaryNota de Prensa.- El Rotary Club de Terrassa ha organizado un Foro titulado “Terrassa, subsede olímpica: por qué y cómo”, presentado por Lluis Cervelló y que ha contado con muchos de los protagonistas que hicieron posible el éxito de Terrassa como sub-sede olímpica en el año 92

En el transcurso del acto el Presidente Joan Cadafalch ha destacado la voluntad del club de conmemorar el 25 aniversario de Terrassa como subsede olímpica, “aportando en este Foro una visión diferente en la que poder integrar en un mismo acto tanto quienes lo hicieron posible como los deportistas que participaron “.

Lluis Cervelló, periodista, redactor y presentador de TV3, ha comenzado como conductor del acto haciendo una glosa a lo que supuso para la ciudad acoger este evento y lo a hecho apoyándose en dos vídeos de los años posteriores a la nominación en que se podía constatar el lamentable estado de las instalaciones deportivas de la ciudad antes de los juegos y la opinión de los políticos antes de que finalmente se eligiera Terrassa como sub-sede olímpica.

La primera intervención ha sido a cargo de Manel Royes, alcalde de Terrassa el 92, en la que destacó que “lo más importante que se consiguió es que Terrassa creías en ella misma y el hecho de conseguirlo hace influenciar en el autoestima terrasense, que desde entonces cambió e hizo confiar más en que los grandes retos de la ciudad eran asumibles “. Tal y como explicó en aquellos momentos de incertidumbre en que Barcelona quería que se compartiera la competición de hockey, Terrassa optó por el “todo o nada” y ganamos.

Josep Casajoana, concejal de deportes y de juegos olímpicos de Terrassa en 1992, ha indicado que “el terrassenquisme es tener unos objetivos estratégicos como ciudad y como personas que vivimos y luchar por alcanzarlos” y que “cuando hay la unidad básica en temas esenciales, el potencial de la ciudad es altísimo “.

A continuación ha sido el turno de las “chicas de oro”, las jugadoras Nuria Olivé y Anna Maiques (medallas de oro 92) que han explicado que “su entrenador les ofreció que escogieran entre jugar, competir o ir por medalla y que escogieron ir por medalla “aunque pidiendo que permitiera sacar la cláusula de hacerlo de forma” inhumana “y que consideran que el punto de inflexión fue en el partido contra Australiano a la que no habían ganado nunca y en que vieron que “además de estar preparadas para ello tenían el punto de suerte que necesita cualquier campeón”.

Carles Sánchez, miembro del Comité Técnico de la Sub-sede Olímpica de Terrassa y Jefe del Servicio Municipal de Deportes el 92, ha indicado que “los juegos permitieron la remodelación absoluta de un espacio ciudadano y que la ciudad ganó en orgullo deportivo y ciudadano y sirvió para dar un impulso muy grande a las entidades deportivas de Terrassa “.

Jan Dinarès y Ramon Jufresa (olímpicos el 92-96-00) han destacado que “poder jugar en casa fue espectacular y que tener la familia y los amigos al lado es uno de sus mejores recuerdos además del espectáculo de llegar de la villa olímpica en Terrassa y ver cómo toda la ciudad los recibía “.

Pere Montanya, miembro del Comité Técnico de la Sub-sede Olímpica de Terrassa y Gerente del Área de Urbanismo Municipal el 92, explicó que “la ciudad tenía un plan pero que sin los juegos no habría podido dar el gran salto urbanístico que le permitió afrontar los proyectos que nunca se creía que se podrían hacer, como el soterramiento del tren o el parque de Vallparadís, entre otros además de situar la ciudad en menos de un cuarto de hora de Barcelona gracias a túneles de Vallvidrera “.

Josép Manel Rodríguez, gerente del Instituto Municipal de Cultura y Deportes el 92, ha comentado que “Terrassa fue la primera sub-sede olímpica que firmó un convenio con la organización de la olimpiada cultural que se hizo previa a la celebración de los juegos “.

Quim Malgosa (88-92-96-2000) y Nani Escudé (84-88-92) coincidieron explicando que “para ellos los juegos del 92 son los más espectaculares que recuerdan” y que “lo más destacable fue la respuesta impresionante de la gente de Terrassa hacia la competición del hockey “. Como anécdota Quim explicó que él entonces tenía la mujer embarazada y que la proximidad le permitió estar al lado de su mujer cuando nació su hijo.

Josep Miquel Colomer, administrador de la Sub-sede Olímpica de Terrassa y Jefe de Gestión Tributaria del Ayuntamiento el 92, explicó que a él le tocó vivir buena parte de la competición desde el sótano de las instalaciones y como anécdota a explicado como “se las ingenió para poder vender entradas en los recintos donde quedaban espacios vacíos, gracias a una imprenta doméstica en la que se imprimieron entradas improvisadas para los aficionados que reclamaban poder entrar”. El problema fue después, cuando fuimos a entregar el dinero extra al COOB.

El acto lo ha cerrado Dani Nart, concejal de deporte del ayuntamiento de Terrassa que ha expresado “el sentimiento de alegría y de emoción que supusieron los juegos para los ciudadanos de Terrassa y que desde ese día nuestra ciudad fue algo más deportiva “además de” felicitar al Club Rotary por la organización de este acto y los participantes la oportunidad de conocer de primera mano lo que pasó y lo que supuso para la ciudad este evento “.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s