La Cámara recomienda a las empresas realizar un seguimiento activo de las novedades del CETA


camara1Nota de Prensa.- Tras varias vicisitudes, el Acuerdo Económico y Comercial Global entre la Unión Europea y Canadá (AECG), más conocido como CETA por sus siglas en inglés, firmado en octubre de 2016 y aprobado por el Parlamento Europeo en febrero de 2017, se implementará de forma provisional a partir del próximo 21 de septiembre. En este contexto, la Cámara de Terrassa recomienda a las empresas realizar un seguimiento activo de las novedades del CETA para que se puedan acoger a los beneficios derivados de este tratado internacional.

21 de septiembre, inicio de la aplicación provisional del CETA

Esta fecha fue anunciada recientemente y de forma conjunta por el gobierno canadiense y la Comisión Europea durante la reunión del G-20 en Hamburgo del pasado mes de julio, encarnando así el compromiso compartido entre Canadá y la Unión Europea. La plena entrada en vigor se producirá cuando, de acuerdo el proceso legislativo, todos los parlamentos nacionales de los Estados miembros de la UE ratifiquen el texto de acuerdo con sus respectivos requisitos constitucionales nacionales, lo que podría tardar varios años, ya que hasta el momento sólo cuatro Estados de la UE lo han ratificado, siendo España uno de ellos. Sin embargo, la implementación provisional permitirá la aplicación de la mayoría de las disposiciones del acuerdo, exceptuando algunos aspectos relativos a la inversión y los servicios financieros, se trata pues, de un elemento positivo para las empresas que actualmente se enfrentan a altas barreras técnicas y comerciales a la hora de exportar sus bienes.

Análisis del CETA: un elemento positivo para las empresas

El CETA pretende ayudar a impulsar la actividad comercial y económica, al tiempo que promoverá el desarrollo sostenible, mejores estándares sociales y medioambientales, así como el refuerzo del papel del gobierno en la sociedad. El comercio entre ambas partes asciende a más de 60 mil millones de euros al año, y las autoridades europeas estiman que con la aplicación del CETA eliminarán cerca del 98% de los derechos de importación, afectando especialmente a los sectores farmacéutico, automovilístico, hierro y metal, combustibles y aceites minerales, textil y calzado, bebidas, agrícola y el de la maquinaria y productos eléctricos. Desde la perspectiva española, Canadá es el 20º socio comercial más grande fuera de la UE y un mercado en alza. En 2016, el valor de las exportaciones aumentaron un 8,5%, llegando a 1.4 millones de euros, mientras que las importaciones desde Canadá en España crecieron un 32,4%, lo que supuso más de 900 millones de euros.

Por otra parte, dada la proximidad de Canadá a Estados Unidos, el acuerdo también puede suponer una plataforma de entrada a otros mercados. Además de aumentar el acceso al mercado y proporcionar oportunidades para reducir costes a lo largo de la cadena de suministro, el CETA ayudará a convertir a Canadá en un destino más atractivo para las empresas que buscan beneficiarse del acceso libre de impuestos a un mercado de más de 39 millones de potenciales consumidores, y teniendo en cuenta el contexto político actual, Canadá se presenta como un mercado interesante a la hora de diseñar nuevas estrategias comerciales.

Sin embargo, otras novedades previstas afectarán determinados servicios, la movilidad laboral y en las licitaciones internacionales y contratación pública. Los exportadores también se beneficiarán de otras disposiciones relacionadas con la propiedad intelectual, la protección de Denominaciones de Origen (DO) y de las Identificaciones Geográficas (IG) que permitirá reforzar y mejorar los estándares internacionales y garantizar normas más transparentes. En este sentido, cabe destacar el esfuerzo que está realizando la UE para que se reconozca y proteja un total de 143 productos con denominación de origen que afectan directamente a la industria de los vinos y los cavas, así como al sector de la alimentación.

Dudas planteadas por las empresas y aspectos relevantes para aprovechar la aplicación del tratado CETA

Los principales dudas planteadas por los empresarios, hacen referencia a los criterios fijados por la aplicación de las reducciones arancelarias. Pues el fin de prepararse para el CETA, es recomendable que tanto importadores como exportadores revisen las Reglas de origen que se aplican a sus productos y los productos de sus proveedores con el fin de determinar si son aptos para acogerse a la eliminación de tarifas u otros beneficios del CETA.

Por otra parte, la correcta declaración de la información en los documentos comerciales, las facilidades documentales proporcionadas por el CETA u otros aspectos relativos al tipo de documentación requerida para llevar a cabo diversas operaciones comerciales con Canadá, es otra consulta recorriendo y que refleja la importancia de las formalidades documentales.

Sin embargo, otras novedades previstas afectarán determinados servicios, la movilidad laboral y en las licitaciones internacionales y contratación pública. Los exportadores también se beneficiarán de otras disposiciones relacionadas con la propiedad intelectual, la protección de Denominaciones de Origen (DO) y de las Identificaciones Geográficas (IG) que permitirá reforzar y mejorar los estándares internacionales y garantizar normas más transparentes. En este sentido, cabe destacar el esfuerzo que está realizando la UE para que se reconozca y proteja un total de 143 productos con denominación de origen que afectan directamente a la industria de los vinos y los cavas, así como al sector de la alimentación.

Dudas planteadas por las empresas y aspectos relevantes para aprovechar la aplicación del tratado CETA

Los principales dudas planteadas por los empresarios, hacen referencia a los criterios fijados por la aplicación de las reducciones arancelarias. Pues el fin de prepararse para el CETA, es recomendable que tanto importadores como exportadores revisen las Reglas de origen que se aplican a sus productos y los productos de sus proveedores con el fin de determinar si son aptos para acogerse a la eliminación de tarifas u otros beneficios del CETA.

Por otra parte, la correcta declaración de la información en los documentos comerciales, las facilidades documentales proporcionadas por el CETA u otros aspectos relativos al tipo de documentación requerida para llevar a cabo diversas operaciones comerciales con Canadá, es otra consulta recorriendo y que refleja la importancia de las formalidades documentales.

Sin embargo, otro aspecto relevante, y una de las principales novedades del CETA, es que a diferencia de otros tratados de libre comercio de la UE, las autoridades canadienses no reconocerán el EUR-1 como fórmula para acreditar el origen comunitario los bienes, pues apuestan por nuevas formas de trabajar con las aduanas y por la aplicación de las TIC, lo que implica la creación de un nuevo mecanismo conocido como el Sistema de Registro de Exportadores (REX) que permitirá obtener beneficios los empresarios que figuren.

Durante el pasado mes de junio se realizó un sondeo a empresas de la demarcación de Terrassa en relación al CETA del que destaca que un 42,9% de las empresas que han dado su opinión consideran que el CETA será beneficioso para que les permitirá entrar en Canadá en condiciones mucho más ventajosas y un 14,3% que no exportan actualmente se están planteando hacerlo con la aprobación del acuerdo.

Para aprovechar la aplicación de este tratado, la Cámara de Terrassa puede ayudar a las empresas identificando las principales oportunidades que ofrece este mercado, desarrollando nuevas estrategias de implantación o consolidación del mercado, resolviendo consultas jurídicas, buscando información general sobre el acuerdo, tramitando certificaciones y documentación asociada a la exportación, buscando la normativa aplicable, acreditando el origen de los productos, asesorando en fiscalidad internacional, apoyando en procesos de licitación internacional o bien en la aplicación del sistema REX.

Sin embargo, hay que tener presente que las autoridades europeas siguen trabajando para mejorar las condiciones pactadas y para la implementación total del acuerdo, ya que también se prevé la creación de un mecanismo de arbitraje internacional conocido como el Sistema de la corte de Inversiones (ICS) que pretende aportar mayores garantías a los inversores y un refuerzo de la protección de la propiedad intelectual y de marca y de las DO, así como armonizar las barreras técnicas al comercio.

Por este motivo el equipo de asesoramiento jurídico internacional encabezado por Marta Torrents, secretaria general de la Cámara de Terrassa y abogada especializada en comercio internacional, recomienda a las empresas realizar un seguimiento activo de las novedades del CETA para que se puedan acoger a los beneficios derivados de este tratado; especialmente en cuanto a la adaptación al sistema REX, una oportunidad de ahorro de aranceles y derechos asociados; para establecer estrategias efectivas.

Foto archivo Terrassa en la Mira

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s