Rechazada la veracidad del referéndum, el Govern busca desesperado la intervención de la autonomía


mossos1

Los Mossos d’Esquadra hace un año repartiendo estampitas de Santa Teresita del Niño Jesús

Los resultados del referéndum ofrecidos pocas horas después del cierre de unos improvisados centros de votación, fueron de inmediato puestos en duda por la l´`ogica y aunque en un primer instante ocasionaron un relativo impacto emocional, luego se diluyeron en las sombras del más absoluto de los engaños.

No obstante, el plan previo al referéndum, que no era otro que anular la acción de los mossos d’Esquadra en los centros de votación, para obligar a las fuerzas de seguridad del Estado a actuar en ambientes llenos de votantes con los ánimos caldeados a través de los activistas de siempre y crear escenas de enfrentamientos y de represión con los cuales el fascismo nacionalista catalán, se victimizó inmediatamente ante el mundo para pedir su intervención.

Pero las lágrimas de cocodrilo se vaporizaron en la medida que los videos de otras actuaciones policiales en diferentes países europeos y de los propios Mossos en Catalunña, se abrieron paso para convertir en enfrentamientos normales en situaciones extremas, los ocurridos en Barcelona

Así las cosas, las tácticas del Govern, no dieron en su totalidad, el resultado proyectado y ahora, en el marco de la huelga, buscan a la desesperada, subvertir el orden público para obligar al Estado a aplicar cualquiera de las cuatro posibilidades que permite la Constitución nacional.

La primera, decretar la Ley de Seguridad Nacional que permitiría el control de una policía autonómica que se ha puesto al servicio de la derecha separatista. Esto les haría llorar ante diferentes foros intentando convencerles que ha habido una intervención del Estado opresor.

La segunda, la inhabilitación de Puigdemont y sus cómplices, que añadiría a lo anterior el presunto delito de acallar a la fuerza a un cargo electo (sin explicar que fue elegido por la CUP, porque les restaría simpatías).

La tercera, la aplicación del art. 155 de la Constitución, que incluiría la intervención de la propia Generalitat e instituciones autonómicas. Los llantos ante el mundo serían conmovedores.

Y la cuarta, la aplicación del Estado de Sitio, lo más extremo de las posibilidades que les permitiría clamar ante el Universo entero, los desmanes del colonialismo esclavista español. Más de algún fascista independentista eyacularía de infinito placer.

Así es la vida. Así son y así están las cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s