maurinaDebido al inicio de las obras de acondicionamiento en La plaza de La Maurina donde se levantará un Casal Cívico, los chavales del barrio, se han quedado de momento sin su tradicional sitio de juegos y reuniones, según nos informa nuestro colaborador JM Oller.

Los jóvenes que solían reunirse en este lugar situado en la calle Felipe II, deberán armarse de paciencia y esperar a que el ayuntamiento, como parte de las obras que se realizarán, instale, como está previsto, una zona de ocio para su uso y disfrute.

Los chicos, de momento, no tienen más opción que contemplar cómo se modifica su antiguo lugar de esparcimiento, asomados a las rejas que les separan de él, como una cárcel al revés. De momento, señala Oller, no tienen dónde ir.

Foto de JM Oller.

Anuncios