Nùria, neoclasicismo centroeuropeo


nurialm1Hace un año, uno de los negocios de pastelería con nombre y solera decidió abrir un segundo establecimiento en el Paseo conde d’Ègara. Quiso con él rendir homenaje a un lugar conocido por su antiguo abolengo, pero sobre todo a las raíces del mundo de la pastelería. Eligió una antigua vivienda de corte modernista, desvaída por el tiempo y la mala praxis arquitectónica. Y el resultado ha sido un establecimiento cálido, cuyos artífices conciben como un espacio de acogida donde hacer una parada en el estrés diario. La “nueva” Pastelería Núria pretende ser un remanso de tranquilidad que invita a degustar creaciones de inspiración universal, pero que mantienen lazos con su tradición chocolatera.DSC04852El interiorismo de este negocio es obra de Àngels Pujol, responsable de marketing de Pastelería Núria, quien explica que gran parte del mismo surge del “cambio social que ha motivado en la pastelería un cambio en los hábitos del consumidor“. Se refiere la responsable del negocio al fenómeno de la globalización, al consumo esporádico de productos de pastelería y al descenso del hábito de comprar pasteles únicamente en domingo para el ágape familiar. “Hemos de dar importancia  a lo que quiere la gente, que es conocer qué se consume en Finlandia, en Alemania, en Austria o en Italia; porque la gente viaja más y los pasteleros hemos de ir más allá y demostrar que tenemos conocimiento de ello y acercar a la gente a toda esa cultura que nos aporta la globalización“. De ahí, la creación de un espacio que gira en torno a la variedad del producto, que es expuesto en obradores para “invitar” al consumidor a elegir qué desea degustar, como si se hallase en un buffet.

La idea de acoger y ofrecer un lugar de relax en el día a día subyace también en el concepto que Àngels Pujol quiso dar al diseño del establecimiento. “También —añade— quisimos vender la idea de recibir a la gente en nuestra casa, quisimos hacer un espacio donde la gente estuviera cómoda, donde hacer un descanso en el ritmo trepidante del día a a día, para tomar un café o un té y degustar aquel pastel que le ofrecen. El espacio y la decoración nos lleva a eso, a detenernos, a la acogida y un poco a relajarnos. Y es un lugar donde puedes también reunirte con amigos y compartir un rato con ellos“.

De ahí la paleta de colores elegidos para el interiorismo de este establecimiento, al igual que el tipo de mobiliario, e incluso los suelos. Bajo la premisa de crear un lugar de recogimiento y tranquilidad, se optó por un blanco roto y una iluminación tenue que abrazan un mobiliario de corte neoclásico con toques de sobrio minimalismo nórdico en la iluminación.

El espacio se ha dividido en dos áreas bien diferenciadas. La primera, que descubrimos nada más acceder a su interior, es la dedicada al espacio de venta, con un gran mostrador expositor y altas estanterías que muestran el producto. La madera con leves molduras es el elemento elegido para el mobiliario, no solo en esta estancia. Se ha buscado un efecto clásico, pero no sobrecargado donde un gran rótulo en relieve da protagonismo al nombre del establecimiento que, pese a lo que muchos pudieran pensar, no debe su nombre a ninguna persona sino al precioso valle pirenaico. El contraste, además del colorido del producto, lo pone el suelo de cerámica hidráulica, con el que Àngels Pujol quiso rendir homenaje al pasado de este inmueble, antigua casa de la familia del contable de una empresa de hilados apellidado Boada.

De dicha vivienda se ha conservado la escalera, con su baranda y lucernario, que ocupa el lugar que da paso a la segunda estancia, la que se dedica a espacio de “acogida” o cafetería. Preside ese descansillo una gran fotografía mural y una lámpara de araña que pretende hacer hincapié en el pasado, al igual que otros elementos de anticuario, como un viejo gramófono o una cómoda.

El segundo espacio aparece delimitado por un suelo que emula la madera, para dar más calidez al conjunto, pero que es en realidad pavimento cerámico elegido por razones de higiene y limpieza. El tipo de mobiliario que hallamos  en esta estancia es el mismo, de tendencia neoclásica e inspiración centroeuropea. “Elegimos colores muy tranquilos porque llevan a transmitir esa parada en el día“, señala Pujols, quien insiste en la idea de que se ha intentado crear un ambiente “acogedor y que busca a la vez evocar el pasado, tanto en el producto como en el espacio”.

Suiza, Bélgica, Austria, países de tradición chocolatera vienen a la mente al contemplar el espacio; una tradición que se remarca también en los cuadros que presiden una de las paredes, que enmarcan envoltorios de tabletas de chocolate antiguas. “Queremos transmitir tradición y que pensamos en los orígenes, tanto de nuestras propias raíces como de la pastelería y el chocolate, en general; recordar de dónde venimos y en qué creemos“, añade Pujol.

Sin embargo, la iluminación, moderna y minimalista, nos remite al Norte de Europa. Su sencillez evita que el espacio sea recargado y se limita a cumplir su función en un conjunto al que aportan notas de color el producto exhibido.

Completa el establecimiento el antiguo patio de la vivienda rehabilitada, que se ha acondicionado de forma minimalista para el uso de clientes fumadores o, simplemente, para aquellas personas que desean estar al aire libre saboreando un café. Dicho espacio da acceso a los lavabos, donde el interiorismo se ha basado en la baldosa británica blanca para la pared, y nuevamente el suelo hidráulico modernista. El contraste lo ponen las griferías modernas y minimalistas y un lavamanos  neo-rústico.

JOSÉ LUIS MONTOYA / ARQUITERRASSA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s