banderaNo es su interés, sin embargo, la independencia en sí, algo imposible en la orfandad a la que su propia y fanática postura les ha condenado, sino abonar el camino para en un futuro intentar tener más apoyos. El de hoy es un paso destinado a llorar para impresionar al mundo cuando se imponga la legalidad , pensando tal vez que la simpleza intelectual va más allá de sus propias cabezas.

Qué triste el ridículo al que nos ha sometido el adoctrinamiento, el fanatismo y la ignorancia de cara al resto del humanidad.

Afortunadamente los instrumentos del Estado de Derecho están en marcha y pondrán orden frente a uno de los peores golpes contra la democracia, perpetrados después del asestado por Franco.

Anuncios