horarioLa madrugada del próximo domingo, 29 de octubre, el reloj se retrasará una hora a las tres de la madrugada, que pasarán a ser las dos. Este cambio, que pone final al periodo de siete meses de horario de verano para el 2017, es una medida establecida por la Unión Europea y que se hace de forma armonizada a unos ochenta países de todo el mundo.

El objetivo del cambio horario es la adaptación del horario a la luz del día, de manera que se maximice el aprovechamiento del Sol como fuente lumínica. La medida tiene su origen en 1974, cuando el encarecimiento del petróleo generó la necesidad de reducir el consumo de energía y se optó por adelantar una hora el reloj los meses de verano para no desperdiciar las horas de sol de la mañana y así reducir el gasto energético asociado al uso de luz artificial.

La mejora de las tecnologías de iluminación, con soluciones más eficientes como las lámparas LED, ha minimizado el impacto del cambio de hora sobre el consumo de energía.

La energía del sol, que ha sido la protagonista de esta medida de ahorro energético, se puede utilizar también para producir energía eléctrica en los hogares y en las empresas. Esta es la transición hacia un modelo energético limpio y distribuido que Cataluña ya ha comenzado a raíz de la aprobación del Pacto Nacional para la Transición Energética y de la Ley del Cambio Climático, con medidas concretas como la subvención de baterías vinculadas a equipos de autoconsumo.

Anuncios