Parc de Gernika, pinar urbano


arquilm1Supongo que el concepto de “parque urbano” tiene tantas acepciones como visiones tienen los distintos arquitectos municipales. Así, lo que para unos es una zona verde asimilada a la ciudad, para otros es un parque perfectamente planificado. No voy a entrar en calificativos aquí; simplemente os comentaré que el parque que me ocupa en este post es el resultado de aprovechar una gran pineda existente en un proyecto urbanístico concebido para crear “la mayor operación de construcción de vivienda pública hecha en Terrassa, con 900 nuevas viviendas”, según se señala desde el Ayuntamiento. Situado en el barrio de Torre-Sana, el Parque de Gernika tiene una superficie de 20.000 m² y pretende ser un homenaje a la ciudad vasca del mismo nombre, que fue bombardeada y arrasada por la aviación nazi en abril de 1937, transformándose en un emblema de la barbarie que fue la Guerra Civil española.

Inaugurado en noviembre de 2007, se trata de un parque de desnudas praderas de césped en las que se ha evitado intervenir con especies ornamentales como arbustos (florales o no), convirtiéndose en una especie de bosque urbano en cuyo interior hallamos grupos de bancos individuales que fomentan la reunión vecinal.  En el diseño del parque se evitó el uso del hormigón, en favor de los adoquines rojizos con los que se marcan los distintos caminos que lo atraviesan.

Ahorrar costes en el mantenimiento parece ser una de las premisas del Ayuntamiento a la hora de diseñar este parque, y no solo por la ausencia de plantas ornamentales; el césped elegido, que cubre todo el parque, necesita poca agua y es resistente a la sequía. Tampoco se invirtió en otros elementos que pudieran darle personalidad o calidez, como obras de arte, fuentes, pérgolas o espacios de ocio. Los pinos de grandes dimensiones que se extendían desde los campos y colinas de Torrebonica, al límite de la ciudad, son los únicos protagonistas de esta amplia zona verde.  Una de las vistas que ofrece ese gran espacio verde es precisamente el antiguo hospital de Torrebonica

Asimismo, desde el Consistorio se remarca que, por su ubicación, el Parc de Gernika es la puerta de acceso a lo que se ha dado en llamar el cinturón verde de Terrassa, “un proyecto que estudia el territorio perimetral de Terrassa, del que se quiere preservar y mejorar tanto los espacios naturales como los espacios agrarios y sus elementos singulares, y que permitirá que la ciudadanía disponga de estos redescubiertos espacios abiertos, convirtiéndolos en asequibles desde cualquier punto de la ciudad”.

El parque tiene una orografía plana, lo que lo hace muy accesible, y al otro lado de la calle de Álava cuenta con un espacio de juegos infantiles y zona de picnic que lo complementa.

JOSÉ LUIS MONTOYA / ARQUITERRASSA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s