Ningún representante del Ayuntamiento de Terrassa acudió ayer a recoger el premio de Accesibilidad que entregó la Reina Letizia. Esta ausencia, según el consistorio, se debe a su situación política “excepcional” relacionada con la reestructuración que siguió a la renuncia como alcalde de Jordi Ballart y la de otros cinco concejales que dejan provisionalmente al equipo de gobierno con cinco personas.

El Ayuntamiento asegura que ya notificó por carta a la organización de los Premios Reina Letizia de Accesibilidad 2016 que ningún representante asistiría a la entrega de los galardones debido a la situación política “excepcional” del momento que vive la ciudad.

Anuncios