Nota de prensa.- Un grupo de técnicos municipal ha podido vivir en primera persona algunas de las dificultades que enfrentan las personas con deficiencias visuales cuando caminan por la ciudad. Ha sido en el marco de un curso enfocado a favorecer la sensibilización, en el que han participado en total 16 trabajadores municipales, durante dos sesiones. El contenido de esta acción formativa ha permitido a los participantes tener los fundamentos teóricos, pero también la experiencia personal de caminar por las calles de la ciudad con deficiencias visuales. Los alumnos han caminado con antifaces y gafas que reproducen la visión de personas con diferentes grados de ceguera y han usado bastones para orientarse.

El curso, impartido por una técnica de la ONCE, ha sido financiado con una subvención del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias y con otra de la Diputación de Barcelona. Los empleados municipales destinatarios de esta formación han sido técnicos que desarrollan tareas que inciden sobre el espacio público. El objetivo era que los técnicos de los ámbitos correspondientes pudieran identificar los factores que, en el espacio urbano, inciden en la autonomía de las personas con deficiencias visuales y pudieran, de este modo, tener en cuenta durante el desarrollo de su actividad cotidiana.

Foto Ayuntamiento de Terrassa

Anuncios