Casa Vicenç Carner


lm1La calle Sant Antoni conserva un buen número de viviendas protegidas que nos hablan del esplendor de tiempos pasados, y de las familias adineradas que construyeron la Terrassa industrial que hemos heredado. En el número 15 de esa céntrica calle se halla un ejemplo de discreta belleza, la Casa Vicenç Carner, que ocupa un casal (solar de 5 metros de ancho) y que identificamos por el color salmón de su fachada. Como tal fue construida en 1910, aunque el catastro registra la existencia de dicha vivienda ya en 1890 y documenta también una reforma contemporánea, que sitúa en el año 1980. Ocupa un espacio de 267 metros cuadrados entre medianeras y su configuración es de planta baja y dos pisos.

Su fachada es muy simple y presenta dos aberturas en la planta baja y otras dos en las plantas superiores (una por planta). La puerta de acceso a la vivienda aparece decorada con remaches y destacan en ella dos grandes aldabas. El hierro de la puerta de madera tiene su contrapunto con la reja que adorna y protege la ventana del quarto de reixa, de formas sinuosas y con detalles vegetales que recuerdan al modernismo. Un pequeño zócalo de piedra contrasta en este tramo de pared con el revoque de tono asalmonado del resto de la fachada.

El balcón del primer piso es el elemento central de la fachada, donde recae gran parte del esfuerzo ornamental imprimido por el arquitecto Antoni Pasqual i Carretero, a quien se encargó el edificio. Configurado en voladizo, destaca su baranda de reja que, como la de la ventana inferior, tiene claras reminiscencias modernistas. Pero también destaca el trabajo ornamental que rodea la puerta de acceso al balcón, de corte neoclásico. Las molduras diseñadas por el arquitecto terrassense simulan dos pilastras rematadas por sendos capiteles, sobre las que se sustenta un dintel y un robusto quitapolvos que aporta carácter al conjunto. Todo ello con factura plana, exenta de decoración, a excepción de los motivos vegetales que apreciamos en los falsos capiteles.

El primer piso queda perfectamente delimitado por dos líneas de imposta acentuadas por molduras que recuerdan mini-cornisas. Sobre éste, el segundo piso ofrece otra abertura, en este caso destinada a un ventanal geminado y protegido con una pequeña barandilla de hierro integrada.

Finalmente, el edificio aparece coronado por una cornisa acentuada por una especie de friso decorativo en el que se alternan lo que podríamos llamar ménsulas y respiraderos circulares disimulados con motivos florales.

El conjunto se define por su carácter ecléctico, pues combina elementos de inspiración clásica con otros propios del modernismo, y se incluye dentro del Inventari del Patrimoni Arquitectònic de Catalunya. Es una de las obras reseñadas de Antoni Pasqual i Carretero junto con la Casa Salvador Carreras, la Casa Lluís Salvans i Armengol o el Mercat de la Independència, que diseñó junto a Melcior Vinyals. También se encargó del remate del edificio del Ayuntamiento, siguiendo las instrucciones de su creador, Lluís Muncunill. Antoni Pasqual nació en Terrassa en 1863 y falleció en Sant Boi del Llobregat el 7 de octubre de 1925. Fue el primer arquitecto municipal de Sant Boi de Llobregat y ocupó la misma plaza en el Ayuntamiento de El Prat de Llobregat.

JOSÉ LUIS MONTOYA / ARQUITERRASSA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s