Nota de Prensa.- El sábado a las 7 h, agentes de la Policía Municipal de Terrassa detectaron un conductor bajo los efectos del alcohol en un control de vehículos en la calle de la Zanja. El resultado del test del infractor fue de 0,43 mg / l, por lo que los agentes formalizaron una denuncia administrativa.

El mismo sábado, minutos después de las 15 h, una patrulla de la Policía Municipal detuvo un turismo en la calle de Blasco de Garay en cometer su conductor una infracción de tránsito. El conductor, que presentaba signos evidentes de encontrarse bajo los efectos de bebidas alcohólicas, dio un resultado de 0,71 mg / l. en las pruebas que realizó. Por este motivo se instruirán diligencias judiciales por un presunto delito contra la seguridad del tráfico.

La noche del sábado al domingo, hacia la 1:15 h, una dotación de la Policía Municipal observó un vehículo que circulaba de forma errática en la Rambla de Egara, a la altura de la calle Grànius. Una vez parado el vehículo, los agentes sometieron al conductor a las pruebas de alcoholemia, dando un resultado 0,63 mg / l. Los agentes denunciaron administrativamente al conductor por circular con una tasa de alcohol superior a la permitida, e inmovilizaron el vehículo como medida cautelar.

Finalmente, minutos después de las 17 h de ayer domingo, un conductor perdió el control de su vehículo cuando circulaba por la plaza de los Países Catalanes y salió del carril, impactando contra el bordillo. Los agentes desplazados al lugar comprobaron que el accidente no provocó heridos y que el vehículo había quedado inmovilizado mecánicamente. La dotación policial pidió la asistencia de una grúa municipal, que retiró el vehículo accidentado y lo estacionó cerca del lugar de los hechos; y sometió al conductor a la prueba de alcoholemia, con un resultado de 0,35mg / l. De ahí que los agentes le denunciaron administrativamente.

Anuncios