Los Mossos d’Esquadra  de la División de Investigación Criminal, adscritos al Área de Investigación Criminal de la Región Policial de Girona, detuvieron el pasado 11 de diciembre, un hombre y cuatro mujeres, de entre 20 y 61 años , todos de nacionalidad chilena y vecinos de el Prat del Llobregat y Cornellà de Llobregat, como presuntos autores de catorce robos con fuerza en domicilio, dos robos con violencia e intimidación, ocho hurtos y pertenencia a organización criminal

La investigación se inició a principios de año a raíz un hurto que se produjo el día 25 de enero, a Ripoll, donde dos mujeres y un hombre sustrajeron el dinero a una mujer de edad avanzada cuando salía del cajero de una entidad bancaria.

Las pesquisas policiales averiguar que se trataba de un grupo organizado que operaba en todo el territorio catalán realizando tres tipologías delictivas: robos con fuerza en domicilio, robos con violencia y hurtos con el método de la mancha.

A fin de llevar a cabo los delitos utilizaban vehículos de alquiler que les facilitaba movilidad por todo el territorio. Además, también se comprobó que una vez conseguían su botín enviaban el dinero sustraído fuera del país a través de compañías de envío.

Uno de los métodos utilizados por esta banda consistía en el método de “la mancha”. Esta tipología consiste en seleccionar a personas de edad avanzada que a fin de mes retiran del banco el dinero que han cobrado de la pensión. Una vez los tienen seleccionados, los manchan con un líquido y a continuación se ofrecen a ayudarles. Los explican que les han tirado el líquido desde algún piso y se aprovechan del desconcierto de las víctimas para sustraer el dinero. En algunos casos, estos hurtos acababan siendo violentos por la resistencia de las víctimas.

La investigación concluyó el pasado 11 de diciembre con la detención de los cinco miembros del grupo, uno en el Prat de Llobregat (Barcelona) y los otros cuatro en Olot (Garrotxa).

A los detenidos se les relaciona con catorce robos con fuerza en el interior de domicilios cometidos durante los meses de enero, febrero, marzo y diciembre, en las comarcas del Montsià, Barcelona, ​​Barcelona, ​​Barcelonès, Maresme, Tarragonès, Vallès Oriental y Garraf. En todos los casos su principal objetivo eran los aparatos electrónicos y joyas.

También se les considera autores de ocho hurtos por el método de la mancha cometidos durante los meses de enero, febrero, abril, noviembre y diciembre en las comarcas del Ripollès, Vallès Oriental, Vallès Occidental, Baix Llobregat y Maresme donde sustrajeron más de 7500 euros. Además, en dos ocasiones, el 31 de enero en San Carlos de la Rápita y el 1 de diciembre en Barcelona, ​​utilizaron la violencia para asegurarse el éxito en el hurto. En estos dos casos lograron sustraer 8.200 euros.

La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Los cinco detenidos pasaron a disposición judicial ante el juzgado de instrucción en funciones de guardia de Ripoll, que decretó el ingreso en prisión por tres de ellos.

Anuncios