En una jornada atípica, por desarrollarse en un día laborable, hemos podido comprobar, a “vuelo de pájaro”, que en comparación con otros procesos, el número de votantes que se han acercado a sus colegios electorales a primera hora de la mañana, es evidentemente superior.

Como siempre, la tranquilidad es la nota predominante aunque la presencia policial en los alrededores de los centros de votación, podría indicar cierto temor por parte de las autoridades de que por cualquier motivo la natural normalidad pudiera verse alterada.

En todo caso, la noticia a esta hora de la mañana es que en Terrassa el acto, con masiva participación, está envuelto dentro de la más absoluta normalidad.

Anuncios