lm1En el número 89 de la calle Arquímedes hallamos lo que fue el Casal Popular L’Atzur, un ejemplo de digamos “cultura alternativa okupa” que desconozco si aún se halla en activo a juzgar por la falta de información que hallamos en internet, donde cuenta con varios perfiles en redes sociales que se hallan inactivos. Pero no es ese el caso. Como sabéis, me intereso por el arte callejero y, si bien, no vamos a entrar aquí a valorar si la fachada de una vivienda abandonada es o no el lugar idóneo para ejercer dicho arte, la única evidencia es que, por ahora, los graffiti son los protagonistas de este espacio ubicado en pleno centro de Terrassa.

Paso a menudo por este lugar y nunca me había fijado en esas pinturas, tal vez porque siempre voy en coche y, lógicamente, no miro hacia atrás para contemplar la perspectiva que se nos ofrece al doblar la esquina, que es donde se hallan los graffiti en cuestión. Salvo la persiana del local, el nombre y el chirriante magenta con que se decoraron jambas y dinteles de la fachada principal, poco o nada llamó mi atención hasta que un paseo a pie me hizo reparar en la “exhibición” permanente de street art que hay en la fachada de esta antigua vivienda que da a la calle Antoninus Pius.

Aquí os dejo el talento efímero de los artistas callejeros anónimos para que permanezca en el recuerdo cuando la vivienda en cuestión sea reformada y, de paso, reivindico la maravillosa puerta existente en la fachada lateral de dicha casa, que espero que en caso de rehabilitación le sea restituido su esplendor de antaño.

JOSÉ LUIS MONTOYA / ARQUITERRASSA

Anuncios