casi1La verdad es que en esta mi Terrassa natal, tan diferente para los políticos que viven en su mundo de fantasía como para los ciudadanos que deben lidiar con el día a día de esa realidad con cosas buenas y malas, cuando no está nublado el sol sale para todos.

Así lo he podido comprobar, ver y disfrutar esta mañana, muy temprano cuando paseaba por ese monte que hasta hace menos de un año fue un bosque encantador, es decir, hasta que uno de nuestros geniales e iluminados políticos, decidió talar buena parte de los árboles para que no se quemaran, algo así como “mátalo para que no se muera”. Y todo ello después que los ciudadanos con sinceridad y los políticos por teatralidad, lamentaran la pérdida de infinidad de estos pulmones naturales arrancados por la fuerza del viento.

Volviendo al tema. Esta mañana he sentido durante un amanecer fresco, las caricias tibias de los primeros rayos solares, que además dibujaron con pinceladas de luz y sombras las más variopintas formas , grandes y pequeñas, que hablan de sentimientos, libertad, solaz y de cada uno de los demás elementos que conforman la vida misma.

Así es la vida. Así son y así están las cosas.

Anuncios