Para mantener su estatus ante el resto de clubes

Nota de Prensa.- Los Mossos de la División de Investigación Criminal adscritos al Área Central de Investigación de Personas detuvieron el 7 de febrero tres miembros del club de motos Hells Angels como presuntos autores de la muerte de un hombre en septiembre de 2017 en Castellar del Vallès.

A los tres arrestados y a otro miembro del club también se les considera autores de un delito contra la salud publica y por pertenencia a grupo criminal por estar implicados en un entramado que se dedicaba al tráfico de drogas.

Los hechos se remontan al 24 de septiembre de 2017 cuando los Mossos saber que en Castellar del Vallès un integrante del grupo de motoristas Renegados había sufrido una agresión por parte miembros de otro club de motos de la zona.

El día de los hechos la víctima y otro miembro de su club se desplazaban a una concentración de motos de estilo costumbre que se celebraba en Castellar del Vallès. En Gran Vía de Sabadell los dos motoristas se cruzaron con un miembro de los Hells Angels que los empezaron a increpar y entorpecer su circulación hasta que logró que se detuvieran en un polígono de Castellar.

Una vez habían bajado de las motos, el agresor les empezó a increpar y amenazar con una navaja, lo que provocó que se iniciara una pelea entre dos de ellos, mientras el otro logró marchar del lugar.

En un breve espacio de tiempo otros dos miembros de los Hells Angels se presentaron en la zona, se añadieron a la pelea y agredieron a la víctima con objetos contundentes hasta que la dejaron inconsciente en el suelo.

Los tres agresores se apropiaron de su chaleco del club Renegados y se fueron del lugar después de abandonar la víctima. Un gesto simbólico que para este tipo de organizaciones representa un trofeo.

Fruto de la agresión, el motorista tuvo que ser ingresado en el Hospital Parc Taulí de Sabadell en estado grave ya que presentaba varias contusiones en el cuerpo y en la cabeza provocadas por objetos contundentes. El hombre murió el 9 de diciembre en el Hospital de Granollers donde había sido trasladado como consecuencia de las lesiones.

La Unidad Central de Bandas Criminales se hizo cargo de la investigación e identificó a los presuntos autores de la agresión, los cuales eran miembros de la sección nómada de los Hells Angels ubicados en Sabadell.

Las pesquisas policiales permitieron determinar que la agresión se podría ajustar con las acciones violentas que los Hells Angels llevan a cabo en determinadas ocasiones para mantener su estatus preeminente ante el resto de clubes de motoristas presentes en el territorio y mantener el control sobre sus actividades.

De las gestiones de investigación afloró un entramado delictivo especializado en el tráfico drogas, principalmente de marihuana, en el que participaban miembros de los nómadas así como otras personas ajenas a la organización.

Los policías detectaron que algunos de los miembros del club de Sabadell, de forma especializada, realizaban de intermediarios en operaciones de compra-venta de marihuana principalmente en la zona del Baix Llobregat. El grupo ponía en contacto gente interesada en comprar drogas con diferentes proveedores y al revés y de forma puntual también se dedicaban a suministrar plantas a terceros.

El día 7 de febrero los investigadores establecieron un operativo policial que permitió detener a 19 personas implicadas en el entramado criminal dedicado al tráfico de marihuana. El mismo día también se realizaron 12 entradas y registros en diferentes propiedades que los arrestados tenían en Sabadell, Sitges, Gavà, Vallirana, Riells i Viabrea, Barcelona, ​​Sant Boi de Llobregat y Castelldefels.

En las entradas los agentes intervinieron 600 plantas de marihuana, marihuana prensada, cocaína preparada para su distribución, un arma de fuego larga y munición de diversos calibres, así como material y simbología del club.

Una de las entradas realizadas fue en las instalaciones del club en Sabadell donde se intervinieron prendas y los cascos que llevaban los investigados en el momento del asesinato y un bate de béisbol, el cual podrían haber utilizado para cometer la agresión.

Por otra parte el operativo permitió desmantelar tres plantaciones de marihuana que tenían los detenidos en Gavà, Riells i Viabrea y Sitges.

Entre las personas detenidas hay cuatro miembros de los Hells Angels a los que se les imputan los delitos de asesinato, tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal.

De los arrestados cinco pasarán en las próximas horas a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Sabadell, entre las que están los tres autores del homicidio.

Anuncios