Casa Benet Badrinas


lm1Simetría y sencillez son los rasgos principales que definen la que fue la mansión donde residía el industrial Benet Badrinas i Poll, ubicada en el número 2-4 del paseo Comte d’Ègara, de Terrassa. La Casa Benet Badrinas es un ejemplo más de la sobriedad modernista del insigne arquitecto Lluís Muncunill, quien le dio forma al proyecto a principios del siglo XX.

Con su simétrica fachada de piedra en la que se aprecian los sillares, la Casa Badrinas es un edificio ubicado entre medianeras que dispone de un semi-sótano, planta principal, dos pisos y desván. Da cabida a dos viviendas que forman parte de una misma composición estética en la que destaca como elemento central la tribuna en voladizo del primer piso, uno de sus señas de identidad.

Los arcos de carpanel tan habituales en los diseños de Muncunill para residencias de la misma época  se transforman aquí en simples perfiles redondeados, que acentúan aún más la sobriedad que en ocasiones imprimía este arquitecto a sus obras. En total, y sin contar la tribuna, son diez las aberturas que aportan luz al interior del edificio.

La planta baja, en la actualidad destinada a usos comerciales, cuenta con cinco de esas oberturas que rompen el esquema simétrico del diseño. Las tres de la izquierda son ventanas y las dos de la derecha, puertas, siendo la de mayor dimensión la que da acceso a las plantas superiores y uno de los locales comerciales. En todas ellas, dinteles y jambas aparecen redondeados y remarcados por molduras. En el caso de las ventanas, el hierro forjado es el protagonista, mediante rejas de composición sencilla que dialogan con las barandas de los balcones de los pisos superiores y con las pequeñas rejas de los respiraderos del semi-sótano que destacan en el zócalo de piedra.

Una línea de imposta separa la planta baja del primer piso, siguiendo incluso el contorno en voladizo de la tribuna central y los dos balcones que la flanquean. La tribuna es de marcado acento vertical, con estrechos ventanales cerrados por persianas y coronada por un balcón en balaustrada que da salida a una abertura del piso superior. Las puertas de los balcones de ambos lados también cuentan con persianas, aunque en este caso de tipo mallorquín. Contrastan por su liviandad con la rotunda tribuna gracias al aire que aportan la sencillez de las barandas de hierro forjado.

Los balcones del segundo piso son más pequeños, aunque siguen el mismo esquema que los del piso inferior. Por encima de ellos hallamos una doble moldura que separa esa planta del sobreático, en el que hallamos tres ojos de buey elípticos a modo de respiraderos. Finalmente, la fachada se remata con una cornisa dentada con un pequeño alero.

Construida en 1916, la Casa Benet Badrinas está catalogada como Bien Cultural de Interés Local (BCIL) y cuenta con otros elementos de interés arquitectónico, como la escalera interior o la cubierta a cuatro aguas, rematada con tejas de cerámica vidriada. Está considerada como ejemplo de arquitectura modernista, aunque algunos también la catalogan dentro del eclecticismo.

JOSÉ LUIS MONTOYA / ARQUITERRASSA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s