Nota de Prensa.- Esta mañana se ha presentado el 37 Festival de Jazz Terrassa en la Nova Jazz Cava, uno de los escenarios principales y emblemáticos del certamen. La programación de este año se conforma de 80 actuaciones en directo protagonizadas por unos 300 músicos, y, como viene siendo habitual en las últimas ediciones, una gran parte de esta programación está formada por actividades paralelas que consiguen que el festival tenga un marcado tono ciudadano. Desde la primera edición, en 1982, el Festival ha sido organizado por el Club de Jazz de los Amigos de las Artes y Juventudes Musicales de Terrassa.

En los escenarios principales del certamen (Nova Jazz Cava, Centro Cultural Terrassa, Plaza Vieja y Plaza de Cataluña) se añaden nuevos emplazamientos al aire libre como el de la Plaza de la Asamblea de Cataluña. Asimismo, se expande incorporando nuevos espacios en Vacarisses y Matadepera que, junto con Viladecavalls, amplían el radio de acción del Festival.

El certamen quiere ser, de nuevo, un altavoz de algunas de las nuevas tendencias musicales del jazz internacional con apuestas contemporáneas y de toques vanguardistas, sin descuidar nunca el legado del género y las propuestas de corte clásico. El objetivo es buscar siempre este puente entre todos los matices y no perder el pulso de la actualidad.

Dieciocho días intensos donde podremos ver figuras de renombre de la escena internacional como el trompetista de Nueva Orleans Terence Blanchard, que viene acompañado de los electrónicos E-Collective, el pianista de Filadelfia Uri Caine, que debuta en el festival en el marco del Centro Cultural terraza con una revisión del Rhapsody in Blue de George Gershwin acompañado de un potente octeto, y el saxofonista californiano Donny McCaslin, que presenta proyecto propio en formato cuarteto después de haberse posicionado como el saxo de moda gracias a su co ración al disco Blackstar de David Bowie.

En una vertiente más exploradora y europea, el saxofonista Émile Parisiene y el acordeonista Vincent Peirano serán los encargados de dar el pistoletazo de salida del festival en un concierto expansivo y expresionista donde repasarán el legado de Sydney Bechet o Duke Ellington, entre otros. Chano Dominguez, piano, y Paolo Fresu, trompeta y fliscorno, por su parte, harán el estreno mundial de su dúo con una propuesta inédita y rellena de ecos mediterráneos.

Sin embargo, el certamen egarense también se hace eco de la actualidad de la escena catalana y presta especial atención a las nuevas propuestas y novedades discográficas. Hasta media docena de discos se presentan en la presente edición, entre las que destacan la del nuevo trabajo del saxofonista Gabriel Amargant, Aire -protagonista de la sesión inaugural el día 7 de marzo en la Nova Jazz Cava- y la del trompetista Guillermo Calliero , con South American Project, Vol 1. También cabe destacar la noche de doble cartel en la Nova Jazz Cava con el dúo de pianistas Marco Mezquida y Albert Bover y el nuevo proyecto de la saxofonista Irene Reig.

El festival no se olvida del blues y géneros paralelos. En la tradicional Noche de Blues, por ejemplo, el célebre bluesman de Chicago Billy Branch volverá a pisar el escenario de la Nova Jazz Cava tras diecinueve años. Por su parte, el gospel será el protagonista del concierto de Bobby Lewis Ensemble, de Nueva York, en un concierto en el Centro Cultural que se prevé intenso y popular.

La presentación ha estado marcada por algunas reivindicaciones. El certamen ha querido hacerse eco, a través de las palabras de Susanna Carmona, la coordinadora del Festival, de la dificultad por la que pasan algunas programaciones de jazz de larga tradición como la del Sunset Club de Girona y la Bergadana de Jazz.

Por su parte, Alfredo Vega, alcalde de Terrassa, también ha tenido un recuerdo para Luis Puig en su intervención, donde ha destacado la importancia del festival por la ciudad, que ha calificado de “cita obligada por la afición del jazz y el mundo de la cultura “. Vila ha remarcado que el Festival es una muy buena oportunidad “para disfrutar de Terrassa”. “Nos tenemos que sentir muy orgullosos de nuestro festival –comentó–. El jazz tiene algo especial que permite que toda la ciudad se implique. Es un evento que ya forma parte del adn de los egarenses y hemos de estar muy orgullosos “.

El presidente de entidad organizadora, Jordi Chueca, ha destacado la implicación de la ciudadanía: “este festival no podría ser posible sin la sinergia entre instituciones y personas y también de los pueblos que rodean la ciudad, como Viladecavalls, y Vacarisses y Matadepera, que se incorporan este año a la programación “. Chueca también he remarcado que el Festival también lo es de los pueblos de la comarca y agradece el apoyo de todos a una música que “todos sabemos que se minonitària”.

En la rueda de prensa ha desvelado el premio Jazzterrasman 2018: este año el galardón lo recibirá el percusionista Pau Bombardó, un músico muy vinculado a la Nova Jazz Cava, donde ha participado en 300 concierto. “Me tiene muy visto en Terrassa! Este premio ha sido una sorpresa para mí”, comentó el músico, que también ha querido destacar que “la línea cultural del festival es de las más coherente en el terreno de la música”. Bombardó será el protagonista del último concierto del festival -el día 24 de marzo-, con un concierto donde participarán una docena de los músicos que han estado presentes en su trayectoria.

PROGRAMACIÓN

Anuncios