casi1La riera de Les Arenes, posiblemente por quedar lejos del área de influencia de un ayuntamiento que se debe en cuerpo y alma al centro, es uno de los elementos más abandonados de la ciudad y más recurridos para prometer su limpieza y como no se limpia como se debe, ni se trata como se merece. culpar de su abandono a la ACA, una entidad de la Generalitat, que probablemente como esta, con todo ese proceso golpista en que se ha volcado, ni siquiera lo tenga en sus oraciones nocturnas.

Hoy ha amanecido un cartel que expresa el enfado de muchísima gente. De toda aquella gente que pasa de las declaraciones institucionales que les son ajenas o de los intentos de los señores políticos por lucirse a través de la palabra, pero no de los hechos y que quiere que la riera se componga aunque esté lejos del centro, porque su imagen indecente es parte también de la ciudad.

Sin embargo, y no me cansaré de repetirlo, mientras forme parte del equipo de gobierno un genial elemento que sin pudor, vergüenza, ni menos rubor, aseguró a Terrassa en la Mira que la riera está sucia justamente por eso, porque es una riera, ese sector no tendrá más solución que los parches a manera de limpiezas locales con que de vez en cuando se nos quiere hacer creer que el tema interesa a quien no le interesa.

En definitiva que antes y después del cartel que encabeza esta nota, la riera de Les Arenes, será lo más parecido posible al cuento de “Pedrito y el lobo”, con los anuncios de limpieza que nunca se dan en proporción a su estado. Lo alarmante es que el improbable día en que estas labores se acometan, producirá infartos en buena parte de una población asombrada y descreída.

Así es la vida. Así son y así están las cosas.

Anuncios