Una semana más el CP San Cristóbal se ha dejado dos puntos en el camino, aunque este domingo lo ha hecho en casa y gracias a la anotación de un penalty que al decir de muchos, espcialmente de la hinchada visitante, fue más que dudoso.

El encuentro que ha terminado 1-1, enfrentaba a los de la parroquia con el Martinenc, que desde el min. 44 se había adelantado en el marcador gracias a Kilian. Aitor, en todo caso, cuando los parroquianos temían llegar al pitido final con una derrota y sin sumar, marcó en el min. 66, el gol de la igualada, gracias a un disparo a balón parado desde los 11 metros.

Con este resultado, no obstante, y gracias al rédito acumulado durante el desarrollo de la liga, el San Cristóbal sigue como líder en solitario del segundo grupo de la Primera Catalana.

Anuncios