Después de varias previsiones fallidas o incompletas, la tarde de este martes la nieve que ha comenzado a caer débilmente sobre Terrassa, de pronto ha descargado su suave contenido ya sea en forma lisa y llanamente de nieve o simplemente de agua nieve.

Lo cierto es que los niños, normalmente los más amigos de los copos, han formado una algarabía tal que parecía que en pocos minutos estarían lanzándose bolas o haciendo muñecos blancos. De momento no ha sido suficiente, aunque quizás esta noche o mañana, la precipitación sea copiosa y cuaje como es debido.

Foto: Terrassa en la Mira

Anuncios