Como era previsible, según los pronósticos meteorológicos, Terrassa ha amanecido este miércoles cubierta por un espeso manto blanco que ha sido aprovechado desde las primeras luces del alba por incontable cantidad de niños -también hemos visto más de algún adulto- para participar en incansables batallas con bolas de nieve.

El espectáculo es disfrutado por todos los vecinos en cualquier rincón de la ciudad, como el parque que hemos recorrido esta mañana bajo la incesante precipitación de copos.

Ayer desde el ayuntamiento se dieron todas las instrucciones a los ciudadanos para hacer frente a esta ola de frío y nieve que comenzará a remitir a horas del mediodía y que recogimos puntualmente para ofrecérselas a ustedes.

Foto Terrassa en la Mira.

Anuncios