Nota de prensa.- El lunes, 19 de marzo, la Ronda de Poniente recupera los dos sentidos de circulación con la reapertura total del tráfico rodado. También la línea de autobús L4, que de Can Parellada en Ca n’Aurell, restablecerá el itinerario que tenía antes de las obras de mejora realizadas en este vial de comunicación.

Se cierra así un período en que la afectación del tráfico ha sido importante en uno de los ejes principales de circulación de Terrassa. En concreto, el tramo que va de los puentes del Abad Marcet hasta la calle de Orán, a la altura del puente del ferrocarril. Los trabajos, que finalizarán próximamente, han permitido reforzar la seguridad vial, asegurar los taludes, que estaban deteriorados por la erosión de ‘Agua de lluvia; ganar espacios en las aceras y tener una nueva señalización y alumbrado. La inversión realizada es de un total de 1.621.709,55 euros y los trabajos han sido adjudicados a la empresa UTE Terrassa Ronda de Ponent.

Para el teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad, Marc Armengol, la reapertura de la Ronda de Poniente en la circulación representa “la recuperación para el tráfico rodado de uno de los ejes más importantes de la red viaria mejorando, de este modo, la movilidad. Además, nos ha permitido recoser los barrios actuando, especialmente, en la conectividad entre Can Boada Casco Antiguo y Can Boada del Pi con el acondicionamiento de la pasarela • la y del puente de Can Gonteres, pero también actuando en Can Boada del Pi, haciendo mejoras de accesibilidad en la urbanización de las calles. Desde un punto de vista medioambiental hemos reforzado los taludes que estaban deteriorados y hemos hecho una plantación arbusto que contribuirá a asentar el terreno “.

Los trabajos realizados han permitido garantizar la estabilidad y la seguridad de los márgenes de la Ronda de Poniente con la Riera del Palau. Las obras, que comenzaron en mayo de 2017, han permitido implantar un nuevo sistema de contención, proteger los taludes con una geomalla, plantar plantas arbustivas trepadoras, que darán estabilidad al terreno, y toda una serie de actuaciones encaminadas a mejorar la accesibilidad de los peatones en los cruces, ampliando las aceras y también la parada del autobús. Otro punto de actuación ha sido el tramo de la ronda comprendido entre las calles de San Fernando y de Hernan Cortés, donde se ha recortado el muro de hormigón que salva el desnivel de estos viales con la Ronda y se ha ampliado la acera, que hasta ahora era de un metro.

Restricciones desde 2014

La Ronda de Ponent ha sufrido restricciones de tráfico desde diciembre de 2014, cuando se iniciaron los primeros trabajos tras detectar el estado de deterioro que presentaban algunos tramos de la vía donde los taludes del arroyo habían cedido terreno, poniendo en peligro la seguridad de la zona. Entonces, se restringió un carril de circulación en un tramo de la vía en Can Boada, lo que conllevó la disminución del tráfico rodado en la mitad en una zona que registraba un flujo de 15 mil vehículos al día.

La ruta alternativa más utilizada estos meses ha sido la autovía B-40, que se ha convertido en uno de los ejes viarios fundamentales para el tráfico procedente de las autopistas C-58 y C-16, que se dirige al Oeste y al Norte de la ciudad. Un vial que regula el flujo de vehículos que acceden a la ciudad. También el paseo del veintidós dos de julio y otras vías de Terrassa han tenido que soportar parte del tráfico desviado de la Ronda de Poniente durante el período en que han durado las obras.

Can Boada del Pi

Los trabajos obligaron a hacer itinerarios alternativos que afectarían directamente a Can Boada del Pi. Para que este barrio pudiera asumir el incremento temporal del tráfico se han hecho mejoras en materia de seguridad, de accesibilidad y de ordenación de la circulación por un importe global de 574.361 euros. Así, se han prolongado y ampliado aceras, se ha renovado el alumbrado y los pasos de peatones y se ha hecho una nueva señalización. En cuanto a los puentes que unen este barrio con otros puntos de la ciudad, se ha acondicionado la pasarela • la que comunica Can Boada del Pi con Can Boada Caso Antiguo y también el puente de Can Gonteres, donde se ha concentrado la espacio destinado a los peatones en una acera de 1,20 metros de ancho para mejorar la seguridad.

Anuncios