La ADEPOT, Asociación de Policías de Terrassa, a través de su cuenta no oficial en twitter, responsabiliza a las autoridades municipales, específicamente al alcalde Alfredo Vega, al concejal Manuel Giménez Guardia y al jefe de la policía municipal, Antoni Flores Lorente, de la paliza recibida este domingo por dos agentes mientras cumplían con sus funciones en el centro de la ciudad.

Los hechos ocurrieron cuando los funcionarios procedían a multar a un vehículo mal estacionado en la calle Societat. En ese momento un grupo de personas, aparentemente de una misma familia, procedió a atacarlos. Según la ADEPOT, sus compañeros no pudieron ser protegidos porque el cuerpo no cuenta con unidades suficientes lo que impidió acudir a socorrerlos.

Anuncios