Como ya lo adelantamos el lunes pasado, esta próxima madrugada se procederá a cambiar el horario europeo de invierno por el de verano. De esta forma, cuando el reloj marque las dos de la madrugada, deberemos acomodar las manillas a las tres para, dicen, aprovechar la luz solar y ahorrar energía eléctrica.

Pese a que en el dibujo de Terrassa en la Mira aparece un reloj de arena, creemos que no será necesario hacer nada con ese artilugio, sino seguir volteándolo cada vez que sea necesario, recordando la hora de memoria.

Anuncios