Grupos presuntamente ligados el rupturismo separatista, atacaron anoche la sede del PSC en Terrassa como una curiosa y poco democrática respuesta a la detención en Alemania del ex presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont. fugado de la Justicia desde hace cinco meses.

En su cuenta de twiter, el militante socialista local, Carles Luengo, recuerda que su partido continuará luchando por el diálogo y la reconciliación en Catalunya y entre todos los catalanes.

Anuncios