La construcción del nuevo Instituto Leonardo da Vinci de Sant Cugat del Vallès aún la recta final. Está previsto que las obras puedan estar terminadas este mes de agosto con el fin de abrir puertas en septiembre, coincidiendo con el inicio del curso 2018-2019. Hoy, el secretario general del Departamento de Enseñanza, Lluís Baulenas, y la alcaldesa, Mercè Conesa, han visitado las obras acompañados de la dirección del centro.

El secretario general de Enseñanza, en declaraciones a los medios, ha destacado la “colaboración entre el Ayuntamiento y el Departamento” para la construcción de este edificio, que tiene como principal objetivo “dar respuesta a las necesidades de escolarización de Sant Cugat del Vallès “. Baulenas ha expuesto que el “presupuesto inicial es de 7,5 millones de euros, un dinero muy bien invertido porque han sido flexibles con las necesidades del municipio, optimizando al máximo la inversión”. Añadió que “está previsto que tengamos el edificio en septiembre, dado que se están cumpliendo todos los plazos”. Sobre la construcción, ha remarcado “dos elementos esenciales: el pabellón, que se ha redimensionado para dar respuesta a las necesidades de Sant Cugat y la propia pista”, y el hecho de que “es un instituto de gran tamaño pero con muchos equilibrios: han cortado distancias grandes dentro del edificio y se ha insertado el proyecto en el paisaje “.

Por su parte, la alcaldesa de Sant Cugat ha declarado que “estamos ante un gran equipamiento de ciudad. Quiero agradecer la colaboración y el buen entendimiento con el Departamento de Enseñanza, que nos han permitido tener casi a punto un nuevo equipamiento educativo y un pabellón deportivo de primera. Un edificio integrado en el entorno natural y con una accesibilidad en tren “. “Pensamos que hemos orientado muy bien la planificación de este equipamiento conjuntamente con la Generalitat, con los vecinos y vecinas y con la comunidad educativa”, concluyó Conesa.

En total son 6.880 metros cuadrados de superficie construida, repartidos en un instituto con capacidad para unos 1.100 alumnos (24 aulas de ESO y 6 aulas de Bachillerato) más un pabellón PAV-1 para la práctica deportiva y 4 pistas exteriores.

El nuevo equipamiento está diseñado con técnicas de sostenibilidad y eficiencia, desde la composición de los edificios hasta los materiales utilizados, como los sistemas de aprovechamiento de aguas pluviales, aguas grises o placas solares.

La preocupación por preservar el entorno natural en el bosque de Volpelleres y garantizar la máxima accesibilidad a todo el edificio han sido dos grandes condicionados en la construcción del nuevo equipamiento educativo. Con esta premisa, se ha hecho un edificio modular con tres espacios que puede funcionar de manera integrada o diferenciada: comedor y biblioteca, aulario y pabellón deportivo. Las áreas quedan unidas a través de un porche.

La fachada del edificio se ha hecho con cierres formados por paneles prefabricados de hormigón que ayudan a mantener una temperatura adecuada en el interior. El pabellón se beneficia del aislamiento térmico que le genera el terreno reduciendo la superficie de acristalamiento y aislando las partes opacas.

En cuanto su integración en el entorno del bosque de Volpelleres, el proyecto prevé la plantación de:
8 unidades de Roble, (Quercus Robur)
12 unidades de encina, (Quercus Ilex)
2 unidades de pino piñonero, (Pinus Pinea)
11 unidades de Koelreuteria paniculata
9 unidades de sófora, (Sophora Japonica Pyramidalis)
9 unidades de Alber, (Populus alba bollena)
Trasplante de 11 unidades de pino piñonero.

Las obras del nuevo instituto comenzaron en abril de 2017 y tienen un coste de 7,5 millones de euros. El Instituto ofrece estudios de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato de ciencias y tecnología, bachillerato de humanidades y ciencias sociales, ciclos formativos de grado medio (Gestión administrativa, Actividades comerciales, Instalaciones de telecomunicaciones y Atención a personas en situación de dependencia ) y ciclos formativos de grado superior (Administración y finanzas, Sistemas de telecomunicaciones e informáticos y Educación infantil).

En cuanto al Pabellón, el Ayuntamiento y la Generalitat acordaron reconvertir el gimnasio del Instituto en un pabellón de 1.175 metros cuadrados. Este espacio será de uso para el centro y, fuera del horario lectivo, podrá ser utilizado por entidades deportivas del municipio. La construcción de este pabellón tiene un coste de 850.000 euros, que ha pagado el Ayuntamiento.

Anuncios