Tres personas han muerto y al menos una treintena ha resultado herida, al ser embestidos por un vehículo que se precipitó sobre unas terrazas atestadas de gente en Munster en la región alemana de Renania.

El responsable de este atropello múltiple se pegó un tiro mortal después del suceso que a la hora de redactar la nota todavía no ha sido calificado como acto terrorista a la espera del avance de las investigaciones.

Anuncios