casiA falta de medios de comunicación dispuestos a dar en Catalunya espacio a esa mayoría silenciosa de constitucionalistas que no comulgan con el intento de golpe rupturista, las paredes de las diferentes ciudades, Terrassa entre ellas, se han convertido en su micrófono, su camara y su prensa. Así, cada día más, se pueden contemplar mensajes que como el de la composición fotográfica, explican al mundo que el totalitarismo separatista no es del gusto de todos, ni menos representa el sentir de todos los catalanes, como se pretende hacer creer.

Así es la vida. Así son y así están las cosas.

Anuncios