Manda una tradición de génesis incierta referida a un santo no canonizado, ligado según una misteriosa tradición a un dragón del que no se tiene mayor ni menor referencia, así como tampoco ni de la princesa involucrada en un presunto heroico rescate, ni de su Reino, que en el día de su efeméride, las parejas se intercambien libros y rosas.

Antaño, el libro era para él y la rosa para ella. Ahora es indistinto e igualitario. Rosas y libros para ella, rosas y libros para él. Y como la evolución intelectual humana sigue su curso, ya no solo es de él para ella o de ella para él, sino un intercambio más allá de los sexos y más acá de los sentimientos y sensibilidades.

Así las cosas. Leyenda o historia, realidad o ficción, hoy no solamente es el día de los jorges y georginas, sino también del mensaje a través de la palabra impresa y de una rosa que es puro sentimiento.

Hoy, en resumen, es un día hermoso, un día importante. Un día para celebrar y compartir.

Anuncios