casiCuando a cualquier mortal por ducharse, lavar la ropa o beber, le salen las facturas de agua como si hubiese utilizado oro líquido, resulta paradójico que en ciertos puntos de Terrassa, en ocasiones el agua se pierda impúnemente sin que nadie haga nada.

Es el caso que se muestra en nuestra imagen. Efectivamente, en la esquina de las calles Holanda y América, se ha producido una filtración de agua entre el asfalto y aunque no es, de momento, muy grande, como se puede apreciar, ya ha comenzado a afectar el pavimento que refleja grietas que en algún momento dado, podrían requerir de la siempre inncesariamente publicitada acción municipal… si no se produce antes un socavón porque por no tomar acciones oportunamente, los males suelen ser mayores y los golpes en el pecho fuertes, sonoros y hasta simuladamente apesadumbrados.

Se podrá decir que soy un exagerado, que lo que se refleja en la fotografía es una simple humedad, pero resulta que el problema suma ya muchas semanas, quizás meses y el agua que se pierde, al menos la que no ha sido aprovechada por los perros que intentan saciar la sed tras sus largos paseos por el monte aledaño al que llaman jactanciosamente parque, no la paga nadie más que los usuarios habituales que en las facturas deben satisfacer su propio consumo, así como estas evidentes negligencias… porque pese a lo que diga el título, estas pérdidas no salen gratis.

Así es la vida. Así son y así están las cosas.

Anuncios