Nota de Prensa.- pesar de la complejidad de la situación política, Cataluña contará en breve con un Gobierno constituido que deberá impulsar políticas de apoyo a la empresa para aprovechar la coyuntura económica, que actualmente es favorable, y para asentar bases sólidas de cambio de modelos de apoyo a la competitividad. En este contexto, la patronal Cecot quiere enfatizar públicamente dos elementos que, a su entender, son básicos para dar un salto cualitativo en relación al crecimiento económico:

Por un lado, la patronal insiste en proporcionar la estabilidad necesaria al nuevo Gobierno para trasladar un mensaje de confianza al sector económico y, en consecuencia, que esto favorezca la creación y consolidación de empresas. En este sentido, la estabilidad debe permitir diseñar y planificar políticas a medio plazo con el máximo consenso político posible para consolidar modelos de crecimiento económico y de cohesión social, imprescindibles en la coyuntura actual.

Por otra parte, la Cecot propone impulsar definitivamente políticas de apoyo a la internacionalización, la digitalización y la innovación como pilares de competitividad empresarial, claves para nuestro tejido empresarial.

Si bien en Cataluña ha crecido bastante la base de empresas exportadoras en pocos años, todavía hay muchas pymes que no han dado el paso de iniciarse a la exportación, un hecho que sumado a la falta de digitalización en los procesos , frena su crecimiento en mercados interiores y exteriores. Para corregir estas disfunciones, es necesario incrementar el presupuesto económico en estas áreas de competitividad y generar programas de iniciación arropadas por profesionales que orienten y acompañen en estos estadios iniciales, ayudando a reorganizar, a incrementar la dimensión de las empresas y a incorporar procesos de digitalización.

En cuanto a las políticas de Innovación, ya desde el 2015 la patronal Cecot solicitaba un plan de apoyo con medidas concretas que no se ha desarrollado y que ahora ya sí urge su desarrollo.

Cataluña sobresale generando el 1% del conocimiento mundial y el 24% del total a nivel español, pero todavía queda lejos de invertir el 3% de su PIB en políticas de I + D + I como recomienda la Comisión Europea. Hay que decir que hemos pasado de ser considerados una región de nivel 2 (fuerte innovación) a una de nivel 3 (moderada innovación) perdiendo posiciones en el ranking europeo ya que somos incapaces de transferir eficientemente la investigación básica en capacidad innovadora del tejido productivo; básicamente porque no se han creado espacios de cooperación entre las administraciones, las empresas y los agentes de la investigación. El Pacto Nacional para la Industria debería promover y acelerar este proceso de forma urgente, doblando el presupuesto para no perder más posiciones y recuperar el terreno perdido.

Hay también separar el apoyo político a la investigación industrial que en 2016 sólo recibió el 4,73% del conjunto del presupuesto para I + D + I del presupuesto, del apoyo destinado a la “investigación no orientada” que gestionó el 57 % del presupuesto. Este sesgo tan significativo a partir de 2008 está acelerando la pérdida de posicionamiento del ecosistema catalán de innovación.

Decididamente hay que apoyar, con más presupuesto, el conjunto del sistema y balancear el presupuesto a favor de políticas que fomenten la innovación empresarial.

Barcelona es un destino muy atractivo en Europa para la instalación de start ups por el clima, por las infraestructuras, por el conocimiento, por las comunicaciones y por su ubicación pero suspende en su capacidad de ayudarlas a escalar. Las inversiones y los proyectos empresariales alcanzan bien el primer tramo en nuestro país, pero cuando tienen que hacer un salto global buscan otros destinos y en buena medida se debe a nuestra cultura financiera y la falta de apoyo a la innovación.

Para ayudar al tejido empresarial hay que corregir con urgencia estas carencias reiteradamente expuestas en los diferentes gobiernos en los últimos años. Hacerlo supondría contar con una palanca de atracción y de retención de proyectos empresariales internacionales en Cataluña.

Anuncios