En una ciudad que solo califican como limpia los que no suelen ver más allá de su satisfecho ombligo, la responsabilidad de los ciudadanos en el triste aspecto que ofrece Terrassa respecto al aseo urbano, es enorme. En demasiadas oportunidades hemos incluido fotografías de la basura esparcida por el suelo, principalmente alrededor de unos contendores muchas veces vacíos.

Pero en esta oportunidad, aprovechando una imagen que nos ha enviado José Expósito, podemos añadir que no solamente la basura prolifera en el entorno de los contenedores ni se ha tirado al azar, puesto que la escena es clara y añadiendo algo de imaginación, podemos concluir que previo a esos desperdicios, se celebró algún festejo tras el cual, no hubo mucho interés en dejar las cosas como estaban, aunque fuera por respeto al resto de ciudadanos.

Es triste que la ciudad se deba compartir con marranos.

Anuncios