Ese especímen que solamente puede ser la mutación humana de cerdo que tiene, semejanza física con el Creador y costumbres y mentalidad porcina y que como en otras muchas ciudades ha instalado también su guarida tipo chiquero en Terrassa, se hace sentir llenando de escombros la ciudad, principalmente en el entorno de los contenedores de basura que con tanta diligencia se ha esmerado en instalar el ayuntamiento local.

El grupo de imágenes que nos ha llegado vía twitter, es harto elocuente y lamentablemente es solo un pequeño ejemplo de lo que se puede contemplar a diario en diferentes puntos de la ciudad. Lo peor es que como dice el tuitero, cuando vemos estos espectáculos derivados del incivismo, el interior de los contenedores suele estar casi vacío.

cerdo1

Anuncios