Nota de Prensa.- Cataluña cerró el mes de mayo con 13.378 parados menos, un 3,35% menos en relación al mes de abril, según datos que ha hecho públicos hoy el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Así pues, el número total de parados en Cataluña se situó durante este mes pasado en 385.568 personas. Cataluña ha liderado el descenso del paro de mayo en el conjunto estatal con 13.378 personas sin trabajo menos. Esta cifra supone una bajada del 3,35% y es la más alta de todo el Estado. Por detrás están Andalucía, con 13.001 desempleados menos (-1,6%) y Madrid, con 9.830 parados (-2,65%).

Por sectores económicos respecto al mes de abril, en Cataluña la mayor reducción en términos absolutos ha tenido lugar en el sector servicios con 9.351 personas menos en paro, a la agricultura el número de parados ha bajado en 1.465 personas, a la industria el descenso de parados ha sido de 1.297 personas ya la construcción el paro se redujo en 925 personas. Entre el colectivo sin empleo anterior hay 340 parados menos.

En mayo el número de contratos registrados en Cataluña ha sido de 303.805, lo que supone 16.269 más que en el mes de abril (18,39%) y 8.663 más que en mayo del año pasado (2,94% ). Del total de los nuevos contratos, 40.183 fueron indefinidos y 263.622 temporales.

En relación al número de afiliados, en Cataluña ha llegado en mayo a 3.393.908, de los cuales 2.832.877 son del régimen general. Así, en Cataluña la afiliación aumentó en 42.321 respecto al mes de abril (+ 1,26%), y en 97.554 personas respecto a mayo del año pasado (+ 2,96%).

En el conjunto del Estado, en mayo había 3.252.130 personas apuntadas en las listas del paro de los servicios públicos de empleo, una cifra que es un 2,51% inferior al mes de abril y un 6, 04% respecto a mayo del año pasado. En el conjunto del Estado había 83.738 personas menos en paro que el mes de abril y 208.998 menos que hace un año.

Valoración de la Cecot

La reducción del paro del mes de mayo y el incremento de cotizantes a la seguridad social son datos positivos y refuerzan la petición que la Cecot ha sido trasladando al nuevo Gobierno de la Generalitat, y ahora también trasladará al nuevo Gobierno central, y que consiste en aprobar e impulsar acciones, propuestas y medidas que apoyen este buen comportamiento de la economía y la actividad empresarial que estamos experimentando.

Hay diálogo entre los agentes económicos, empresariales y administraciones para consolidar este proceso de recuperación y se debe profundizar en reformas que favorezcan y acompañen la reactivación económica y la competitividad de las empresas, flexibilizando las condiciones en las que se desarrollan para que puedan reforzar su capacidad de adaptación y de creación de empleo.

La Cecot considera que todavía hay que hacer mucho para mejorar los marcos de relaciones laborales y la economía y propone mejoras para la competitividad destinadas a reducir la tasa de paro, como el cambio de modelo de los servicios de empleo, la reducción de las cotizaciones a la SS, relacionar políticas activas con políticas pasivas de empleo, entre otras muchas.

David Garrofé, secretario general de la Cecot, ha valorado los datos destacando las buenas cifras de reducción del paro en los sectores de los servicios y la industria, “sectores clave de la estructura económica del país”. Además, ha valorado muy positivamente la tendencia registrada de incremento de altas de nuevos cotizantes a la Seguridad Social tanto en Cataluña, como en el conjunto de España. Garrofé afirma que desde el punto de vista de la Cecot “estamos seguros de que la tendencia interanual seguirá siendo positiva pero hay diálogo real entre los representantes empresariales y de los trabajadores para incidir en la mejora del marco y las relaciones laborales que ayuden a estabilizar la tendencia y que definan un nuevo marco de relaciones adaptado a la realidad económica y empresarial del momento pero también con previsión y visión de futuro “.

Hay una visión estratégica compartida en relación a los modelos económicos que “queremos priorizar en nuestro país, y que los agentes sociales y económicos podamos actuar en consonancia”, añade Garrofé, “si tenemos claro que la industria o los servicios deben ser sectores clave para estabilizar el empleo, debemos ser capaces de redefinir todos los modelos necesarios para que esto sea así. Un ejemplo sería el modelo de la formación profesionalizadora que, en estos momentos, necesita una reflexión en profundidad para ajustar las necesidades empresariales y la oferta formativa. Si vamos hacia un paradigma de industria 4.0 necesitaremos profesionales especializados y cualificados en este ámbito, que ahora mismo no disponemos. Y no sólo en este ámbito, en la Bolsa de Trabajo de la Cecot volvemos a tener dificultades para encontrar profesionales cualificados en determinados oficios que nos demandan las empresas “.

Anuncios