casiNo sería extraño que al comenzar su gestión del agua, el ayuntamiento local, decidiera hacerlo aplicando un aumento descomunal en las tarifas debido a las lluvias que se han prodigado en forma generosa sobre toda la zona.

¿Que es una locura?

En absoluto.  Pienso que nadie con un mínimo de memoria podría olvidar aquel año que el consistorio aprobó una propuesta de Mina para aumentar en un 12 por ciento las tarifas del servicio, argumentando que como había llovido tanto (fue un año muy similar a este), era una forma de obligar a los usuarios a ahorrar.

Así es que si se vuelve a aplicar esa lógica tan ilógica, como suele serlo la de los políticos, es bueno preparar los bolsillos.

Así es la vida. Así con y así están las cosas.

Anuncios