El fracaso de la municipalización del agua en Valladolid vuelve las miradas hacia Terrassa


¿Plaza del coño o plaza del agua?

El evidente fracaso de la remunicipalización del agua en la ciudad de Valladolid, inquieta a los usuarios terrassenses, ya que es la siguiente gran ciudad española en la que está a punto de aplicarse en toda su extensión esta medida que lejos de tener motivaciones técnicas o económicas, no parece tenerlas si no políticas.

En la cocapital del Vallès Occidental, pese al buen servicio que ha prestado durante 75 años la compañía gestora. Mina Pública Aigües de Terrassa, un dato avalado por los usuarios que la valoran muy positivamente, la casta política como es habitual en todos los rincones de la Nación, ha hecho oídos sordos y ha seguido adelante sin que nadie dé una explicación medianamente sensata de por qué lo hacen o cómo repercutirá este proceso en beneficio de los vecinos o si tendrá consecuencias económicas positivas. Nada. Manifestaciones aupadas por políticos, foros afines a los mismos.. ¿Razones? Pocas.

No quisiéramos retratarnos en lo que sucede en Valladolid, pero como todavía queda tiempo para pensar en la mayoría de los ciudadanos y recular en el disparate, reproducimos una interesante nota publicada ayer en el prestigioso diario Economía Digital que se explica por sí solo:

“Ya comienzan a notarse las consecuencias de la primera gran remunicipalización del agua España. Valladolid fue la primera ciudad en expulsar a la empresa privada de la gestión; una medida impulsada por el alcalde socialista, Óscar Puente. Un año después, el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada avisa de que se ha caído en un “sistema multiprivado”.

El estudio revela que se han licitado más de 40 contratos por valor de 23,5 millones de euros en áreas como “el desbordamiento de la red de alcantarillas, bombeos y la reforma de infraestructuras”. Y añade: “La promesa de convertir la gestión del agua en pública se ha antojado en falsa”.

Así, los investigadores señalan que de los 28.01 millones de presupuesto de la pública Aquavall, 11,48 millones responden a licitaciones para operadores privados. Además, existe otra partida de 2,7 millones dedicada explícitamente a trabajos “realizados por otras empresas o profesionales. Por tanto, la factura privada asciende a 14,2 millones.

El dinero se marcha de Valladolid

El instituto también asegura que el 53% de las empresas contratadas no son vallisoletanas, por lo que el dinero huye de la ciudad. “Las proyecciones de inversión también son negativas: no sólo no mejora las inversiones necesarias, sino que se rebaja en medio millón la previsión inicial”. “El Ayuntamiento dejará de invertir 37 millones de euros en 15 años” respecto si la gestión fuera privada, zanja.

Pero los problemas no son sólo para el consistorio, también afectan al consumidor. “Desde la remunicipalización se ha vivido un promedio de 30 inundaciones a la semana además de que las roturas en cadena y las averías de doble incidencia en un solo punto se han incrementado significativamente”.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s