Esta tarde, después de las siete y media, una nueva racha tormentosa ha dado una pincelada acuosa sobre algunas poblaciones del Vallès Occidental y cómo no, también sobre Terrassa.

Hubo momentos en que el manto de agua ha sido tan tupido que ha impedido ver a pocos metros de distancia aparte de formar verdaderas riadas en algunas calles y avenidas de la localidad.

Estos ciclos tormentosos estivales ya habían sido previstos por los organismos meteorológicos, aunque no por ello han dejado de ser espectaculares.

Anuncios