Imagen después de la tormenta de Norma Gómez / Terrassa en la Mira

Nota de premsa.- La intensa lluvia caída en la tarde en Terrassa provocó diferentes incidencias. La Policía Municipal hizo un total de nueve salidas por los avisos recibidos en diferentes puntos de la ciudad. La incidencia más relevante se produjo hacia las 19 h en la calle de Can Santfeliu, en Les Martines, donde un muro de contención de tierras se derrumbó, cayendo sobre la calzada. La patrulla de la Policía Municipal desplazada al lugar de los hechos pidió la intervención de los servicios municipales para delimitar y señalizar la zona afectada por el desprendimiento mediante vallas metálicas y luces de atención. Un técnico municipal se desplazó al lugar de los hechos y valoró que no había riesgo inmediato de desprendimientos mayores, aunque el muro deberá reparar lo antes posible.

También como consecuencia de la lluvia, algunos árboles de los barrios de San Lorenzo, Las Arenas-La Grípia-Can Montllor y Can Parellada cayeron o sufrieron roturas y caídas de ramas. Entre las 20 y las 21 h, aproximadamente, Bomberos y Policía Municipal hicieron diferentes intervenciones en aquellas situaciones que podían comportar algún peligro.

Así, a San Lorenzo y Can Petit cayeron tres árboles en la avenida del Vallès, uno de los cuales causó daños a un vehículo estacionado, y otro en la calle de la Fuente de la Pola. Este cuarto árbol cayó sobre una fachada, aunque no provocó ningún desperfecto.

Dos árboles más cayeron en Las Arenas-La Grípia-Can Montllor: uno cayó sobre la calzada, en la calle de Reus, sin que afectara a nadie ni provocara ningún daño material. El otro cayó sobre un coche estacionado en la calle de Tortosa, provocando arañazos en la pintura del techo.

Finalmente, en Can Parellada, los bomberos tuvieron que cortar una rama de un árbol de la calle de Italia porque había caído encima de un vehículo, rompiéndole un espejo retrovisor exterior. También tuvieron que hacer tareas de saneamiento en el arbolado de la calle de Bulgaria, por el peligro de rotura de ramas y de caída de algunos ejemplares que se habían desarraigado por las lluvias.

Los bomberos retiraron de la vía pública la mayor parte de los árboles afectados.

Por otra parte, sobre las 20.30 h, un vecino del barrio del Vallparadís alertó a la Policía Municipal que había caído un trozo de la fachada de un bloque de pisos de la calle del Violinista Vellsolà. Los Bomberos sanearon la parte dañada de la fachada y los Mossos precintaron la acera frente a la fachada afectada.

Vehículo incendiado por una avería en el motor

Minutos después de las 3.30 h de la madrugada del domingo, dos camiones cisterna de los Bomberos se desplazaron a la calle de Rafael de Campalans para sofocar el incendio de un vehículo estacionado. El fuego se había originado en el motor del mismo vehículo. Una unidad de la Policía Municipal supervisó el tráfico de la vía hasta que el Bomberos finalizaron las tareas, que duraron media hora.

El mal funcionamiento de un contador eléctrico provoca el calentamiento de un establecimiento

A las 21.45 h del sábado, cinco efectivos de los Bomberos de Terrassa se dirigieron a un establecimiento de la avenida del Abad Marcet, alertados por el 112 del sobrecalentamiento del suelo de este local. Una unidad de la Policía Municipal se desplazó también al lugar de los hechos. La compañera de suministro eléctrico indicó que el sobrecalentamiento podía ser consecuencia del calentamiento de unas tuberías de agua de un local contiguo, que podrían calentarse por una avería eléctrica, concretamente en el contador. Una vez cortado el suministro eléctrico en el edificio la temperatura bajó y se dio aviso al personal responsable del local adyacente para averiguar las causas del sobrecalentamiento y solucionar el problema.

Tres accidentes de tráfico

Dos turismos colisiones domingo a las 4.20 horas de la madrugada cuando uno de los conductores no respetó la señal de stop ubicado en la calle de Icària con la calle de Pablo Iglesias, en el barrio del Roc Blanc. Los agentes de la Policía Municipal detectaron que uno de los conductores había ingerido alcohol y procedieron a efectuar las pruebas de alcoholemia a ambos implicados. Uno de los conductores dio negativo y el otro dio unas tasas de alcohol de 0,48 y 0,44mg / l, por lo que fue sancionado por la vía administrativa, a la vez que su vehículo quedó inmovilizado mecánicamente a debido al choque y retirado del medio de la calzada por una grúa. También quedó afectada una caja de registro de Fecsa Endesa y la valla metálica de un centro escolar. Nadie resultó herido.

La Policía Municipal atendió dos accidentes de tráfico más a lo largo del fin de semana. El primero de ellos se produjo el sábado a las 18.45 h en la avenida del Vallès, en chocar dos automóviles. Uno de los implicados, el presunto responsable del accidente, hizo fugitivo sin facilitar los datos correspondientes a la parte contraria. Sin embargo, un testigo presencial del accidente fotografió la placa de matrícula de los vehículos fugado, que facilitó a la patrulla policial. Fue necesaria una ambulancia, ya que el conductor víctima de los hechos y dos menores ocupantes resultaron heridos y trasladados a un centro médico en haber sufrido latigazos cervicales. Los agentes, finalmente, averiguaron la filiación del conductor, al que denunciaron por estar implicado en un accidente de tráfico y no facilitar los datos.

A las 23.40 horas del domingo dos vehículos chocaron cuando uno de ellos hizo un giro prohibido a la avenida de Béjar con la avenida del Vallès. Debido a la colisión, uno de los conductores fue trasladado al Hospital de Terrassa para que valoraran las lesiones que había sufrido. Uno de los semáforos del cruce quedó afectado y fue reparado de manera provisional para no entorpecer el tráfico de la zona. También fue necesaria la intervención de Eco-Equip, que limpió la zona de los restos plásticas y de cristales que se desprendieron de los vehículos implicados.

Diligencias penales y sanciones a conductores por positivo en pruebas de alcoholemia

La madrugada del domingo, pasadas las 4.30 horas, agentes de la Policía Municipal abrieron diligencias penales a un conductor después de parar su vehículo, que circulaba muy lentamente y con las luces apagadas por la calle de Josep Tapiolas en dirección a la carretera de Castellar. La dotación policial comprobó que el conductor estaba bajo los efectos del alcohol y lo sometieron a las pruebas de alcoholemia, con resultados cercanos a 1 mg / l. Los agentes inmovilizaron el vehículo en el lugar de los hechos.

A la misma hora, otra patrulla inmovilizaba otro vehículo y denunciaba otro conductor, en este caso por vía administrativa, después de dar un resultado de 0,55 mg / l en las pruebas de detección de alcohol. Los agentes le requirieron para hacer las pruebas después de ver que circulaba de una manera insegura por el paseo del Veintidós dos de Julio, a la altura de Las Arenas.

Anuncios