Los Mossos de la División de Investigación Criminal (DIC) detuvieron el 20 de julio de 2018 quince personas -catorce de nacionalidad española y una de marroquí- como presuntos autores de los delitos de organización criminal, robo con violencia y intimidación, detención ilegal, tráfico de drogas y usurpación de funciones públicas.

La investigación se inició a finales del mes de mayo de 2018 a partir del asalto que sufrió un ciudadano de nacionalidad marroquí en Terrassa, por un grupo de siete hombres que lo agredieron, lo dejaron inconsciente y lo trasladaron hasta en Badia del Vallès, donde lo siguieron torturando durante tres horas, aproximadamente. Después de haberlo golpeado, parte de los autores fueron al domicilio de la víctima y entraron por la fuerza.

Como consecuencia de este hecho, la Unidad Central de Robos Violentos inició una investigación y comprobó que los autores del asalto eran miembros de una organización criminal liderarada por un clan familiar que estaba situado en Barcelona.

Durante el mes de julio de 2018, algunos de los autores del asalto a Terrassa volvieron a actuar, esta vez aa Viladecavalls, donde perpretrar un robo con violencia en el interior de un domicilio, accediendo con pistolas ii haciéndose pasar por policías, por detener ilegalmente a una persona con uso de bridas y sustraer la plantación de marihuana que había en el interior. Los agentes frustar este “narcoassalt” y detuvieron a cinco individuos, que ingresaron en prisión.

La investigación pudo acreditar que los autores de los “narcoassalts” gestionaban diferentes plantaciones “indoor” de marihuana a través de sus subordinados y que coaccionaban y amenazaban a cualquier persona que supones una amenaza para sus negocios o intereses. Van coaccionar, incluso, a víctimas para que cambiaran sus declaraciones para exculparles.

Durante la fase de investigación, los mossos identificaron los vehículos empleados en los robos, así como los miembros que formaban el grupo y finalmente los detuvieron en un dispositivo que se llevó a cabo el 20 de julio. Las detenciones se realizaron en el trascurso de las 13 entradas y registros en domicilios practicadas en Badia del Vallés, Barberá del Vallés, Sabadell, Vacarisses, Granollers y Moià.

En las entradas a los mossos intervinieron, entre otros indicios, un arma de fuego real, ocho armas de fuego simuladas, munición real y de fogueo, bridas, un prioritario policial, 38.000 euros aproximadamente, diferentes piezas de ropa y los teléfonos que llevaban parte de los autores en el momento de los asaltos y otras armas para practicar las agresiones (defensa extensible, un puño americano o un spray de defensa). Además, en cinco de los domicilios instalaciones y cultivos indoor de marihuana.

Trece de los quince detenidos pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Terrassa y el juez decretó el ingreso en prisión de siete de los miembros de la organización. El resto quedó en libertad con cargos.

Anuncios