solTras las preceptivas evaluaciones, el Departamento de Salud, a través de la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT), confirma la muerte de un total de 23 personas atribuibles a golpe de calor en toda Cataluña este verano.

Así, entre los días 24 de julio y 13 de agosto de 2018 se han notificado a la red de vigilancia epidemiológica 67 casos de personas afectadas por cuadros que cumplían la definición de golpe de calor. Sólo cuatro de los casos -dos de los cuales morir- han resultado afectados por las temperaturas alcanzadas antes de este episodio de ola de calor, que recordemos que se inició el día 2 de agosto, y que el Servicio Meteorológico de Cataluña (SMC) dio por finalizado el 7 de agosto.

De las 23 víctimas mortales, trece eran hombres y diez, mujeres, de edades comprendidas entre los 41 y los 100 años. Todas tenían factores de riesgo previos que podían predisponer a sufrir el cuadro clínico de golpe de calor: porque presentaban patología de base o porque estaban haciendo actividades al aire libre con temperaturas elevadas. En este sentido, diez de las personas muertas presentaron el cuadro en el domicilio y trece en la calle, seis de las cuales estaban realizando actividades laborales o deportivas.

Respecto a la distribución geográfica de las defunciones, once se localizaron en la ciudad de Barcelona, ​​seis en el resto de la demarcación de Barcelona, ​​una en Girona, una en Lleida y cuatro en Tarragona-Terres de l’Ebre.

Por otra parte, entre el 2 y el 8 de agosto -un día después de la finalización del episodio de calor-, el 061 CatSalut Responde atendió un total de 453 llamadas relacionadas con esta ola de calor, incluyendo consultas telefónicas y movilización de recursos del SEM.

Como se hace en estos casos de episodios de calor, el día 2 de agosto la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT) activó la fase 2 del Plan de actuación para prevenir los efectos de las olas de calor sobre la salud (POCS), y consecuentemente, la Dirección General de Protección Civil activó la alerta del Plan de Protección Civil de Cataluña PROCICAT por ola de calor.

En el marco del POCS, coordinado por la Agencia de Salud Pública de Cataluña, que se puso en funcionamiento en 2004 y donde participan unidades de los departamentos de Salud, Interior y Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, las entidades municipalistas y otros organismos, es la red de vigilancia epidemiológica de Cataluña quien registra y analiza las notificaciones de los casos sospechosos de golpe de calor atendidos en los centros hospitalarios de Cataluña, así como las defunciones por golpe de calor notificadas por el Instituto de Medicina Legal de Cataluña.

Síntomas y definición del golpe de calor

Según explica la propia Agencia de Salud Pública de Cataluña en el POCS, un golpe de calor se da “cuando una persona produce una cantidad de calor que no puede eliminar a través del sudor o con la dilatación de los vasos sanguíneos. Esto aparece cuando se llega a temperaturas muy extremas. Es una enfermedad grave, caracterizada por una temperatura corporal igual o superior a 40ºC y alteraciones del sistema nervioso central, que pueden provocar delirio, convulsiones o coma, como consecuencia de la exposición al calor ambiental o al ejercicio físico extremo “.

En caso de ola de calor, el Departamento de Salud recomienda a toda la ciudadanía hidratarse de forma continuada -teniendo cuidado especial las personas mayores-, evitar salir en las horas de más calor, limitar la actividad física intensa y pasar un mínimo de dos horas al día en espacios climatizados.

Anuncios