expresoEste sábado, día 1 de septiembre, la crisis, la situación económica y la presión de la cruel dictadura venezolana que cuenta con el apoyo de un sujeto tan nefasto como Zapatero y a la cual no quiere condenar Pedro “el ambicioso” para no perder el apoyo de los esbirros locales de la tiranía caribeña, el diario El Expreso, de Ciudad Bolívar, echa el cierre después de 49 años informando en una zona mucho más extensa que la península Ibérica, como es la que comprende los estados Bolívar, Anzoátegui, Sucre, Delta Amacuro y Amazonas.

Ese diario que deja de circular mañana, me abrió sus puertas entre 1981 y 1998, años en los que en distintas oportunidades, ya sea como colaborador o periodista de plantilla, estuve vinculado a él.

“Consejas y consejos del viejo Casimiro” fue mi carta de presentación y cuando la crónica se había extendido a otros rincones del país a través de otros 10 diarios, su editor y fundador “Chemelo” Guzmán Gómez, me convenció para integrarme al medio. Allí, como secretario de Redacción primero y director de su vespertino (El Expreso de) La Tarde y sus revistas Upata Hoy y Humor Frito y colaborador de la revista Royalty, tuve además la oportunidad de llevar a la prensa, Ventana Cultural, que había nacido con formato radial emitido a través de Radio Canaima de Ciudad Guayana, junto a otro gran periodista, Rafael Pastrano Freites.

ventanaCulturalHoy, casualmente, he leído en facebook, una nota de un antiguo colaborador de Ventana Cultural , un espacio que en la edición dominical de El Expreso, daba cabida a todas las inquietudes artísticas y culturales de los estados a través de los que circulábamos.

ventanaJunto a la ilusión que me hizo que alguien, tantos años después recordara mi página y mi nombre, vino la noticia que se esperaba en cualquier momento, porque la desaparición es el destino del periodismo que en Venezuela, no es complaciente con el régimen comunista.

Ha sido un dolor inmenso, porque en ese medio, tuve la oportunidad de hacer el periodismo de calle, político, policial, interpretativo, incluso rosa… familiarizarme con la crónica, la opinión, los problemas, inquietudes y esperanzas de la gente. Verme enfrentado en más de una oportunidad, a la muerte que quizás por qué razones, prefirió sortearme hasta quién sabe cuándo.

Siempre llevaré en mi corazón a El Expreso… “Un gran diario para una gran región.

Anuncios