museoNota de Prensa.- El objetivo de los trabajos iniciados hoy es solucionar los problemas de escorrentías que se generan en los caminos de los jardines de la Casa Museo Alegre de Sagrera cada vez que llueve, un hecho que imposibilita el acceso a las personas que en silla de ruedas, que incomoda a los peatones y que, al mismo tiempo, genera problemas en la red de alcantarillado de la vivienda. Para resolver esta problemática, el Ayuntamiento instalará el mismo pavimento que hay en la Masia Freixa. Se trata de arenisca sólido, un nuevo material que tiene la resistencia del hormigón y la estética del arenisca. Los trabajos consisten en excavar el suelo actual, reposicionar el mobiliario urbano y colocar el nuevo pavimento. Los técnicos instalarán también unos sistemas de aireación para evitar afectar a los árboles, ya que los trabajos podrían afectar las raíces.

Las obras han comenzado hoy y está previsto que finalicen el 5 de octubre. El movimiento de camiones y maquinaria provocará afectaciones puntuales a la circulación en las calles del Cardaire (a la altura de la entrada a los jardines), de la Zanja y de San Pedro, hasta el 28 de septiembre, de 8 a 20 h. Aunque estos trabajos, la Casa Museo Alegre de Sagrera estará abierta al público este mes, de miércoles a de issabte, de 10 h a 13 h y de 16 h a 20 h; y los domingos, de 11 h a 14 h.

El proyecto de remodelación de los caminos del jardín de la Casa Museo se suma a las obras del programa de actuaciones de mantenimiento y rehabilitación que el servicio de Patrimonio Municipal respecto a la Casa Museo Alegre de Sagrera y que han permitido, entre otros, la remodelación de las almenas de la fachada y la restauración de una parte de las pinturas murales del artista Pere Viver, que datan de 1913 y que formaban parte de la decoración original de la vivienda. En este caso, se trata de un proyecto ejecutado por el Museo de Terrassa, a través del programa de conservación y restauración de la Red de Museos Locales de la Oficina de Patrimonio Cultural de la Diputación de Barcelona.

La Casa Museo Alegre de Sagrera fue construida A principios del siglo XIX y es un exponente del modernismo local como modelo de las viviendas de la burguesía industrial de la época. Su exterior es sobrio y sin demasiados signos de riqueza, mientras que el interior es fastuoso y de gran tamaño. Los principales elementos de inspiración modernista evidencian en la fachada posterior de la casa y en los interiores. Destacan especialmente los trabajos de madera y forja, los mosaicos, las vidrieras emplomadas y pintados, las pinturas murales y los relieves escultóricos.

El edificio fue adquirido por el Ayuntamiento en 1973 y, desde entonces, desarrolla una función museística. Algunos de sus espacios se presentan como estancias amuebladas y decoradas y otros contienen varias colecciones de artistas locales, como Martínez Lozano o Laureà Barrau, y legados de escritores, como Agustí Bartra y Ferran Canyameres.

Anuncios