Nota de Prensa.- El programa de actividades de verano impulsado por el Ayuntamiento de Terrassa, formado por los diferentes ciclos que se han celebrado de forma simultánea entre julio y septiembre, ha cerrado la temporada con un total de 10.088 asistentes. Una cifra ligeramente inferior a la alcanzada el año pasado, cuando se registraron 12.049 espectadores. Una bajada que se explica principalmente por las inclemencias meteorológicas que obligaron a anular la última jornada del Festival de Circo de Terrassa el pasado día 6 de septiembre.

Destaca el incremento de espectadores que se ha registrado dentro del ciclo Hacemos verano en Terrassa, que ha pasado de los 1.673 asistentes del año pasado a los 2.017 de este año. Un incremento debido principalmente al gran éxito de público que han conseguido propuestas como la primera edición de Cine en el Parque. Una iniciativa que, de la mano de la Asociación Egara Film Festival, reunió 300 personas en el parque de Vallparadís el viernes 27 de julio. También los espectáculos programados en la plaza Vieja o en el parque de los catalanes lograron una gran respuesta por parte del público. E l teniente de alcalde de Cultura, Innovación y Proyección de la Ciudad, Amadeu Aguado considera que “El ciclo Hacemos el Verano en Terrassa llega toda la ciudad a través de una oferta cultural amplia y variada que cada año se intenta ampliar con la incorporación de nuevas propuestas, como las proyecciones de Cine en el Parque que se han podido ver este año. Una programación de calidad durante los mes hueso de verano que se ha ganado un público fiel y que edición tras edición gu ania nuevos espectadores “.

Por otra parte, los aficionados a la música clásica y antigua han podido reencontrarse alrededor del VI Festival de Verano en La Seu d’Egara y del ciclo Sons del Tiempo – Música y Patrimonio. Durante el VI Festival de Verano en La Seo, la Orquesta de Cámara Terrassa 48 ofreció tres días de conciertos en la Sede de Ègara, con una asistencia total durante las tres jornadas de Festival de 234 espectadores.

El ciclo Sons del Tiempo – Música y Patrimonio, ha se rie apostando en su undécima edición por la mezcla de formaciones locales y del resto del país. En las ubicaciones ya habituales del ciclo como la Sede de Egara, el Castillo Cartuja de Vallparadís o el Claustro de San Francisco, se han añadido nuevos espacios patrimoniales como la Capilla de Torrebonica, el teatro de la Coral los Amigos o la sala de conciertos del Gran Casino. Un ciclo donde las formaciones y sus repertorios encajan a la perfección en los espacios que los acogen y que, con la voluntad de mantener y reforzar su carácter divulgativo, ha incorporado este año dos novedades significativas: un curso de Canto Antiguo Romano a cargo de Marcel Pérès, que se ha llevado a cabo en la Sede de Egara, y un total de cinco visitas guiadas vinculadas a algunos de los conciertos programados en el ciclo.

Al igual que los espacios elegidos, los repertorios musicales han sido variados y originales. Este ciclo ha conseguido una gran asistencia de público, con un total de 1.444 espectadores.

El espectáculo “Ejad”, a cargo de Lalita Devi, Ido Segal y Alexandre Guitart, celebrado en el Castell Cartoixa de Vallparadís con la asistencia de 160 personas, o la actuación de Anna Alàs y Jordi Reguant, incluida dentro de los actos de conmemoración del 4 desetembre en Terrassa, con 140 asistentes, fueron algunos de los espectáculos más concurridos.

Por otra parte, y como ya es habitual, el Festival de Circo de Terrassa que este año ha celebrado su décima edición entre el 4 y el 6 de septiembre ha cerrado el ciclo de la programación cultural en el territorio durante los meses de verano . El certamen, organizado por la Asociación de Circo Tubo de Ensayo, con el apoyo del Ayuntamiento de Terrassa, ha registrado 6.393 espectadores, mientras que la cifra del año pasado fue de 8.563. El mal tiempo obligó a anular la última jornada del Festival y el espectáculo de clausura, motivo que explica esta bajada en el número de espectadores.

Los espectáculos programados en los escenarios de la Chimenea de la Bòbila Almirall y en la calle del Niño Martí, así como la muestra “Que comience el espectáculo!”, Que se ha podido visitar en la Biblioteca del Distrito 4, han sido algunas de las propuestas de más éxito entre el público asistente al Festival.

Hacemos el verano en Terrassa es un proyecto de dinamización cultural y comunitaria desarrollado en los diferentes barrios de la ciudad para facilitar el acceso a las diferentes propuestas culturales a un amplio abanico de público: y nfants, jóvenes, adultos y público familiar en general. Un proyecto que, además, facilita la dinamización de las industrias culturales locales, mediante la contratación de sus espectáculos o servicios y encajando a la programación de verano todas aquellas propuestas artísticas locales que durante el año no han podido entrar en los diferentes ciclos anuales de Cultura en el territorio.

Anuncios