limpieza.pngLa suciedad caracterìstica de Terrassa, no solamente es un tema que aborden puntualmente 27 damas y caballeros convenientemente apoltronados en cómodos curules, como si de algo muy ajeno a ellos se tratara, deslumbrados como están  por una iluminación propia de un escenario teatral en una aburrida pieza, sino un mal endémico en nuestra ciudad, al que no se le pone coto.

Así las cosas y ante la pasividad política, los vecinos de Sant Llorenç, unidos bajo el lema “Barrios abandonados, vecinos organizados”, han decidido coger el toro por los astas y hacer lo que quienes debieran hacerlo no hacen, y este domingo a partir de las siete de la tarde se dedicarán a limpiar la zona del Skatepark (la half) de ese barrio, en una jornada de limpieza popular.

Más que ser imitado por otros sectores vecinales, este ejemplo debiera servir a la casta política que centra sus esfuerzos en el centro que les circunda, para ponerse manos a la obra y no solamente exigir una organización equilibrada de las labores del aseo urbano, sino sancionar -y para ello aumentar la vigilancia- a los incívicos, responsables directos, en gran medida, del lamentable abandono de los barrios.

Anuncios