casiEsta tarde me iba al especialista en la Mutua, después de esperar siete meses y 11 días. La cita la tenía a las 18:15 por lo que consideré que tendría tiempo más que suficiente cogiendo el bus de las 17:20, incluso si la línea 10, como es usual en el transporte público local, se atrasara un poco,  hasta quince minutos.

¿Pero sabéis qué?

Pues simplemente que el autobús que tiene una frecuencia patética de cada 35 minutos, no es que pasara tarde por la parada, aunque lo usual es que si no va atrasado, pase tres o cuatro minutos antes, sino que no se apareció en ningún momento y eso que llegué a las cinco y diez para no perderlo.

Al ir a la Av. del Vallés a coger el coche en el que me venía a buscar, ante la urgencia, uno de mis hijos, había dos autobuses averiados en la Plaza de Joan Santamaría, uno de la línea 4 y otro de la 10, que partieron con el cartel de Fora de Servei, uno detrás del otro.

Y así como me da risa que estos elementos que no saben adjudicar la gestión del transporte público y que sueñan con gastar decenas de miles de euros en autobuses autónomos en lugar de primero poner orden en el actual llamando a una licitación para tener la posibilidad de escoger la empresa que se haga cargo de este servicio… estos mismos que tienen a la ciudad como una de las más sucias del entorno, han adjudicado la gestión del servicio de agua, sin que se ofrezca nada nuevo, sino mantener las condiciones actuales… o sea que de ahí “p’abajo”… ¡Vamos! Una verdadera ruleta rusa en la cual en cualquier momento echaremos en falta a los actuales administradores… pero sin posibilidad de recular.

Y para qué protesto si los que sienten que están en el Olimpo siendo unos simples ‘mandados’ no hacen ni ‘pijotero’ caso a la realidad.

Así es la vida. As son y así están las cosas.

Anuncios