Hoy, Día Mundial de la Alimentación ponemos en valor el proyecto comarcal Recooperem de aprovechamiento alimentario en las escuelas. Ya participan 29 escuelas de 10 municipios. Este trimestre se concretarán nuevas incorporaciones. Gracias por hacerlo posible!

El proyecto Recooperem es una iniciativa de carácter social que se incluye dentro del Programa de población frágil e inclusión social que lleva a cabo el Consejo Comarcal con el objetivo de dar apoyo a las personas más vulnerables para luchar contra la pobreza y favorecer el equidad de acceso a recursos. Asimismo, el proyecto consigue reducir el número de alimentos en buen estado, aptos para el consumo, que actualmente acaban en la basura ya que no existía ningún canal de aprovechamiento organizado. También es un proyecto vinculado al Vallès Circular, de fomento de la economía circular en la comarca. Es un proyecto que llevan a cabo el Consejo Comarcal y el Consorcio para la Gestión de Residuos del Vallès Occidental.

Actualmente ya son 29 las escuelas participantes, de 10 municipios de la comarca: Barberá del Vallés, Castellar del Vallés, Matadepera, Rellinars, Rubí, Sant Llorenç Savall, Terrassa, Ullastrell, Viladecavalls y Vacarisses. También participan 8 entidades y 9 empresas colaboradoras. El proyecto también cuenta con la colaboración del Departamento de Salud de la Generalidad de Cataluña.

Para el curso 2018-2019, ya se ha confirmado la incorporación de tres municipios más: Badia del Vallès, Castellbisbal y Sant Cugat del Vallès. De esta manera se llegará a los 13 municipios y en las 37 escuelas.

Comidas entregadas

Durante el curso escolar 2017-2018 se han podido entregar 8.515 comidas cocinados y se ha llegado a 725 familias de toda la comarca. Se han evitado 3.673 kilos de residuos (materia orgánica) y por tanto, se ha aprovechado 3.673 kilos de comida.

El curso anterior, el 2016-2017 se entregaron 5.992 comidas y se llegó a 272 familias con dificultades. Con todo, se evitaron 2.752 kilos de residuos.

Cómo funciona el Recooperem?

Una vez terminado el servicio diario del comedor de la escuela, la comida disponible apto para el consumo se prepara como comidas completos en unos taponeros facilitados por los entes comarcales. El alimento cocinado que no ha sido servido, y que se ha mantenido en condiciones higiénicas y sanitarias adecuadas, se reparte en recipientes que se etiquetan con información relevante (alimento, cantidad y fecha de congelación) y se congelan a -18ºC. Tienen una caducidad máxima de 3 meses si se conservan congelados.

Una entidad social o el Rebost Solidari recoge las comidas y los reparte entre las familias que cumplen determinados requisitos, como por ejemplo gente mayor dependiente o familias con pobreza energética o con niños a cargo. Con estas comidas se garantiza que los Despensas Solidarios y las entidades pueden contar también con alimentos cocinados seguros y de calidad, que completan la oferta de alimentos básicos que se recogen habitualmente a través de los recaudos, mejorando el aporte nutricional y evitando el desperdicio alimentario.

Anuncios