Prensa Diputación BCN.- Coincidiendo con el Año Europeo del Patrimonio Cultural, que se celebra este año, la Diputación de Barcelona destina 23.586.642,43 € a preservar el patrimonio arquitectónico de la demarcación, mediante obras de consolidación, reforma y rehabilitación de edificios monumentales y yacimientos arqueológicos. Esta es la inversión más importante hecha, en un solo año, por la Diputación de Barcelona en actuaciones del SPAL.

Castells ha asegurado que es una «apuesta sin precedentes, de las más importantes a nivel económico», una inversión que repercutirá en todo el territorio de la demarcación de Barcelona y «permitirá un retorno económico y social en base a la generación de actividad económica , vinculada a la recuperación arquitectónica, pero a la vez también permitirá, en base a la identidad local de los municipios, crear rutas, crear relatos que permitan hacer llegar, en estos municipios, gente de todo el territorio que los quiera conocer y visitar ».

En esta línea, el presidente de la Diputación ha explicado que, además de generar economías vinculadas al mundo del turismo, «provocará un beneficio colateral extraordinario» por el hecho «que muchos de estos bienes que la Diputación ayudará a restaurar podrán ser utilizados».

Durante su intervención, Castells también ha recordado los más de cien años de tarea que se lleva a cabo desde el SPAL, por lo que «nuestra tradición nos avala» y esta inversión pondrá «en valor el futuro que pueden generar todas estas intervenciones en pequeños municipios, pero también en grandes municipios, en todo tipo de patrimonio: desde castillos, iglesias, ateneos y museos, etcétera ».

Por otra parte, el jefe del Servicio Arquitectónico Local (SPAL) del SPAL, Joan Closa, ha hecho hincapié en la idea de que «quien saldrá beneficiado es el patrimonio» y ha puesto como ejemplo que este nuevo ayuda de la Diputación es una buena noticia “para los que somos expertos y conocedores del patrimonio». Closa también ha detallado los criterios de valoración de los proyectos, como su calidad, la viabilidad, la idoneidad y la cofinanciación.

Más de 200 proyectos

El programa, impulsado por la Diputación de Barcelona, ​​da apoyo económico a 201 actuaciones de las 12 comarcas de la demarcación, dando una subvención del 100% del importe solicitado. El apoyo ofrecido a los ayuntamientos tiene la finalidad de garantizar la pervivencia del patrimonio arquitectónico y arqueológico local para poder usar o mejorar su uso actual.

En cuanto a los edificios o edificaciones de interés histórico, cultural, arquitectónico o paisajístico, las obras que cuentan con el apoyo de la Diputación tienen el objetivo de garantizar la seguridad del equipamiento, mejorar la funcionalidad, reducir el consumo energético y, al mismo tiempo, implantar las energías renovables. Además también se trabaja para evitar su degradación.

Por otra parte, las actuaciones de investigación histórica y consolidación de restos de yacimientos arqueológicos que han recibido apoyo de la corporación deben formar parte de un proyecto que tenga por objetivo darles valor y difundirlos.

Este programa, incluido dentro del Plan “Red de Gobiernos Locales 2016-2019”, también ha contado con un reconocimiento específico a los pequeños municipios, de hasta 1.000 habitantes, y que consiste en asistencia técnica y jurídica especializada.

Más de 100 años apostando por el patrimonio

El apoyo de la Diputación de Barcelona en el patrimonio arquitectónico de la demarcación no es nuevo. El 9 de junio de 1914, bajo la dirección de Enric Prat de la Riba, la Diputación de Barcelona creó el Servicio de Patrimonio Arquitectónico Local (SPAL), que tiene el objetivo de asesorar y ofrecer apoyo técnico y científico a los municipios a la hora de llevar a cabo actuaciones en sus monumentos y centros históricos.

Conocido antiguamente como Servicio de Catalogación y Conservación de Monumentos, fue el primer organismo de una administración pública estatal dedicado a la salvaguarda, conservación y restauración del patrimonio monumental.

A lo largo de estos más de cien años de historia, el SPAL ha convertido en un referente absoluto de la restauración monumental, siempre a la vanguardia del debate técnico, científico y legal en materia de conservación, catalogación y restauración. Entre las restauraciones más emblemáticas, encontramos el Palau Güell (Barcelona), el Monasterio de San Lorenzo (Guardiola de Berguedà), el castillo de boixadors (Sant Pere Sallavinera), la iglesia de San Vicente de Malla (Malla), la iglesia de Santiago Sesoliveres (Igualada) y la iglesia de Sant Quirze de Pedret (Cercs).

Anuncios