Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña (FGC), en una clara apuesta por la lucha contra el cambio climático, está sustituyendo todas las luces fluorescentes tradicionales por lámparas LED (Light-Emiting Diode) a 30 estaciones de las líneas metropolitanas de FGC, actuación cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo (FEDER).

Esta actuación se enmarca dentro del Plan de ahorro y eficiencia energética en los edificios y equipamiento de la Generalidad de Cataluña, impulsado por el Instituto Catalán de Energía, y evidencia la voluntad de Ferrocarriles de impulsar una movilidad sostenible y eficiente, con un impacto menor sobre el bienestar de las personas y la calidad del entorno urbano.

El proyecto supone el cambio de alumbrado en 30 estaciones del total de las 82 existentes en las líneas metropolitanas (Barcelona-Vallès y Llobregat-Anoia) priorizando las que tienen un mayor ahorro energético como serían las estaciones de Pl. España, Pl. Cataluña, Terrassa Rambla o Sant Cugat.

El presidente de Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña, Ricard Font, asegura que “el objetivo que nos hemos fijado es que en 2020 todas las estaciones de Ferrocarriles tengan un alumbrado con una tecnología limpia y ambientalmente responsable”. Fuente enmarca este objetivo en la consideración de que “se trata de una inversión tractora del cambio energético que nuestro país necesita hacer y Ferrocarriles, como empresa ambientalmente comprometida con el futuro del planeta y de la gente que vive y vivirá, ha de contribuir a este cambio imprescindible “.

En este sentido, Font remarca que “los vectores de la sostenibilidad en todos sus sentidos, la movilidad eficiente y el ahorro energético son parte del ADN de Ferrocarriles, una parte que deberemos potenciar exponencialmente los próximos años”.

Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña realizó dos pruebas piloto en la estación de la Bonanova en 2010 y en la estación de Muntaner el año 2011 que han demostrado empíricamente el ahorro energético que se puede llegar a conseguir con la tecnología LED .

Tecnología LED para ser más sostenibles y eficientes

El plan de sustitución de lámparas fluorescentes por luces LED ha constado de 25 actuaciones y la implementación de un plan de comunicaciones. El coste total de la actuación ha supuesto una inversión de 1.095.073,60 €.

El cambio de tecnología fluorescente en tecnología LED para iluminar las estaciones de FGC supondrá:

· Un ahorro energético de más de 2.674.000 kWh / año y un ahorro económico superior a los 187.000 € anuales.

· La reducción de gases de efecto invernadero como el CO2, entre otros. Las toneladas equivalentes de CO2 / año se reducirán aproximadamente en 1.393 toneladas y las kilotoneladas equivalentes de petróleo / año se reducirán en 0,23 ktep / año, contribuyendo de este modo a la lucha contra el cambio climático ya la mejora de la calidad de el aire.

· Facilitará el reciclaje de las lámparas LED, ya que es más sencillo y menos contaminante que el reciclaje de los tubos fluorescentes, para contener estos últimos metales pesados ​​en su composición, como son el mercurio y el vapor de mercurio.

Finalidad de la operación

La operación consiste en la mejora tecnológica del sistema de iluminación, pasando de la tradicional iluminación de tubos fluorescentes en una tecnología innovadora y muy eficiente, la tecnología LED, con un evidente ahorro energético.

Los LED, al generar la luz de una manera completamente diferente, necesitan menos energía para conseguir la misma cantidad de luz. El 80% de la energía consumida por los LEDs se transforma directamente en luz, mientras que en los tubos fluorescentes la energía transformada es de tan sólo el 10% y el resto se pierde en forma de calor.

Los LED presentan una gran ventaja en cuanto a la reducción de emisiones de CO2 y en la contribución a la sostenibilidad ambiental, no sólo debido a que consumen menos energía sino también en el proceso de reciclaje de sus componentes. Los LED no contienen mercurio ni otros metales pesados, materiales difíciles de reciclar. Los LED tardan más en llegar al final de su vida útil y cuando lo hacen, necesitan menos energía para ser reciclados.

Resultados esperados

La operación se realiza a 16 estaciones de la línea Barcelona-Vallès: Pl. Cataluña, Gracia, Sant Gervasi, Les Tres Torres, Sarrià, Reina Elisenda, Pl. Molina, Padua, El Putxet, Av. Tibidabo, Peu del Funicular, Vallvidrera Superior, Sant Cugat, Universidad Autónoma, Rubí y Terrassa Rambla.

En cuanto a la línea Llobregat-Anoia, se cambia el alumbrado en las estaciones de: Pl. España, Magòria La Campana, Ildefons Cerdà, Gornal, San José, Hospitalet Av. Carrilet, Almeda, Cornellà Riera, Sant Boi, Pallejà, Sant Andreu de la Barca, Manresa Viladordis, Manresa Apeadero y Igualada.

En el conjunto de las estaciones en las que se realiza la actuación la previsión de ahorro es:FGC

Anuncios